CCG 06

Card Captor… ¿Goku?

Por Ulti_SG

ulti_sg@hotmail.com

Capítulo 6
Fuego en la nieve. 1ra. Parte.

En el Templo Sagrado de Kamisama, más exactamente en la cocina de este…
Kero: ¡AH! ¡Ese torpe de Goku… yum… ¿cómo se atreve a no llevarme con él… yum… a ese paseo?!! Yo quería ir, yo quería ir!!- decía bastante molesto el guardián de las cartas mientras comía todo lo que estuviese alcance en aquella mesa.
Kero: Y le peor de todo es que me dejo aquí… yum… en este lugar tan aburrido!… yum… por lo que en lo único que me entretendré hasta que vuelva será en comer… yum…!!
Dende: Vamos, lo que hizo fue bastante prudente, si te hubiese llevado seguramente el señor Vegeta o alguno de sus hijos notarían tu presencia.- trato de tranquilizar a la pequeña fiera.
Kero: Con sus hijos no a habido problema… yum… pero creo que ese hombre llamado Vegeta se percató de mi cuando me vio la primera vez- agregó un poco pensativo.
Dende: Gohan y Goten han pasado mucho tiempo sin poner en practica esa clase de habilidades, es por ello que no son tan sensibles a tu presencia, pero el señor Vegeta es un caso especial, ese hombre jamas deja de entrenar pese a que la paz finalmente llegó a este planeta.
Kero: A simple vista se veía que era un hombre muy experimentado, más fuerte que el propio Goku.
Dende: Pero el señor Goku es más fuerte aunque no lo aparente, aunque el señor Vegeta no se queda atrás, es por ello que continua entrenando tan arduamente, no permitirá que su rival le lleve tanta ventaja… a decir verdad su historia es ciertamente complicada.
Kero: Bueno, creo que es el momento justo para escucharla, Goku me ha dicho varias veces que me relataría su historia más siempre surgía algo o sencillamente se le olvidaba, pero me ha relatado un poco sobre los saiyajins, que él no es humano al igual que ese hombre llamado Vegeta- comentó interesado.
Dende: Bueno yo no viví todo directamente cuando sucedió, yo aun no vivía en este planeta.
Kero: … m- me estas diciendo que tú… también eres… extraterrestre??!!- preguntó exaltado.
Dende: Sí, soy originario del planeta Namek al igual que el Señor Piccoro… ¿qué, acaso no se nota?
Kero: Bueno es que… en este mundo observó cada cosa que tu cara verde la pase por demás normal ><- agregó apenado- Pero haber, soy todo oídos.
Dende: Bien veras, según me relató el señor Piccoro, cuando él era malvado, un saiyajin llamado Radditz llegó a la Tierra…
– “Ah! Pero que lindo! Mira Bra cuanta nieve!!!”- exclamó la pequeña emocionaba dentro del transporte, vistiendo ropas abrigadoras.
Bra: Vaya que es hermoso! Adoro la nieve!
Pan: Sí! Yo también en especial la de chocolate! ^o^
Bra: … Pan… yo me refería a la nieve de las montañas ><
Pan: Jijiji lo siento- se disculpó al momento de colocar una de sus manos detrás de la cabeza.

Milk: Vaya que el paisaje es hermoso ¿no lo crees Goku?
Goku: Sí- dijo asintiendo observando con atención por la ventanilla.
Milk: Muchas gracias Bulma por habernos invitado.
Bulma: No tienes nada que agradecer, no nos vemos tan seguido como antes por lo que me pareció una buena idea- aclaró.
Videl: Y veo que se las arreglo para traer a su esposo consigo- añadió.
Bulma: Sí, aunque se opuso al principio Bra me ayudo a convencerlo, es bueno tener a alguien más que me ayude con Vegeta para variar- dijo en voz baja para que Vegeta, quien estaba en el otro extremo del transporte, no alcanzase a escucharla.
Goku: Es porque Bra es igualita a ti en todo Bulma, Vegeta no tiene escapatoria con dos mujeres con ese carácter jajajaja- comentó inocentemente.
Bulma: Tú cállate!! Que no sé como Milk pueda lidiar contigo y con dos hijos que son tu viva imagen- dijo al darle un coscorrón en la cabezota.
Goku: Yo solo decía, no tienes porque molestarte.

Goten: Mira Trunks que chicas tan lindas!- dijo el saiya al ver por las ventanillas a un grupo de chicas quienes pasaron en vehículos de nieve, saludando y coqueteando levemente con ambos.
Trunks: Tú solo viniste para ver chicas ¿verdad?
Goten: Me vas a decir que tu no?
Trunks: Bueno… si… tal vez haya un poco de eso…- dijo avergonzado por haberlo confesado.

La familia Brief poseía un “pequeño” condominio en aquellas regiones del norte, en donde las montañas estaban infestadas de blanca nieve, un lugar propicio para vacacionistas o atletas de deportes extremos sobre nieve. A Bulma le había parecido una buena idea el zafarse del trabajo por un fin de semana y pasar unos agradables días en compañía de su familia y amigos más cercanos, por lo que la invitación se extendió a la familia Son, quienes aceptaron encantados, es por ello que Goku tuvo que decidir entre dejar a Kero en casa o dejarlo en el templo sagrado bajo la supervisión de Piccoro… por lo que su sentido común lo llevo a dejarlo en el templo sagrado, si lo dejaba en casa… quien sabe con que desastre se encontraría al regresar ><, solo esperaba que no se metiese en problemas, y aunque Kero se haya molestado con él fue lo mejor que se le pudo ocurrir, seguramente si lo hubiese traído con él hubiese habido problemas con Vegeta, que de por si ya creían que se había percatado de algo… Sin mencionar que si hubiese venido no hubiese podido pasar un tiempo a gusto en compañía de su familia al tener que preocuparse por que no se percataran de la presencia del guardián, ni hablar, ya después se lo compensaría.

Gohan: Es una pena que Krilin no haya podido venir.
Bulma: Con su nuevo empleo ya no puede pasar haraganeando como antes, además ahora tiene que alimentar a varios, su hija, #18 y al maestro Roshi.
Milk: Ja por lo menos uno de los amigos de Goku trabaja, no que todos los demás, incluyéndose son unos haraganes- agregó seriamente.
Bulma: Concuerdo contigo amiga.

Finalmente el transporte con el emblema de Capsule Corp se detuvo frente al umbral de una enorme edificación. Instantes después descendieron todos, saliendo primero los más jóvenes, todos y cada uno arropados con vestimentas gruesas.
Goku: Vaya… pero que casota- agregó al ver el “pequeño” condominio de los Brief en aquel lugar.
Bulma: ¿De verdad te parece grande? Y eso que pensaba hacerla construir el doble del tamaño- dijo indiferentemente.
Aquella edificación se veía más que elegante y estaba apartado de todas las demás posadas a las cercanías, poseyendo una hermosa vista.
Todos los viajeros observaban maravillados aquel hermoso atardecer, el sol se estaba ocultando detrás de aquellas montañas cubiertas de blanca nieve en donde se postraban los rayos del sol dotándola de colores pasteles.
Goku: ¿Y… cuando vamos a comer?- preguntó el saiya interrumpiendo el momento de contemplación hacia la madre naturaleza.

No tomo mucho tiempo para organizar el equipaje y proporcionar a cada quien una determinada alcoba.
Las alcobas eran más que amplias y poseían un balcón privado.
Como era de esperarse los jóvenes obtuvieron habitación propia mientras que las niñas permanecieron con sus respectivos padres.

Pan: Abuelito, abuelito! Date prisa! Hay que aprovechar que aun hay sol para salir, quiero construir un muñeco de nieve!- decía emocionada la pequeña.
Bra: Si yo también quiero ir papi ¿me acompañas?- preguntó.
Vegeta: Ni hablar, mil veces ir contigo que dejar que te vayas y aventures tu sola en compañía de esos dos- agregó al tomar la pequeña mano de su hija y disponerse a salir primero al patio.
Pan: Abuelito apresúrate!- dijo al dar pequeños topes a la puerta de la habitación perteneciente a su abuelo.
Dentro de esta Goku revisaba por segunda vez no olvidar en ninguna parte la diminuta llave, la ultima vez que la dejo por ahí vaya que se llevó muchos problemas.
Goku: Lamento la demora, pero ya podemos ir- dijo al salir y sujetar a su pequeña nieta en brazos.
Pan: Si vamos! Yupi!

Bulma y Milk observaban como sus respectivos esposos salían al patio interior del lugar en compañía de las pequeñas, desde la sala en donde ambas tomaban chocolate caliente en las cercanías de la reconfortante chimenea.
Milk: Veo a Vegeta muy cambiado Bulma, cuando Trunks tenía la edad de Bra no era común que él tuviese esa clase de detalles con él- comentó.
Bulma: Yo también lo he notado, a decir verdad después de la pelea contra Majin Boo el Vegeta que regreso fue otro, o por lo menos a tratado de ser diferente, pasa un poco más de tiempo con Trunks y cuando nació Bra… bueno tu lo estas viendo ahora, se ha convertido en su pequeña princesa, pero además Bra es muy obsesiva con él, lo quiere demasiado- explicó- Además creo que es porque Bra es su hija menor, mujer, por lo que su trato a ella debe ser muy diferente a con Trunks, tu sabes, siempre tan rudo y solo entrenar y entrenar, bueno por lo menos es así como yo lo veo, aunque también me gusta pensar que lo hace en compensa por lo que no hizo con Trunks cuando era pequeño- comentó.
Milk: No debes estar muy lejos de la realidad- añadió al darle un sorbo a su taza.
Bulma: Por cierto Milk, es un lindo dije el que llevas colgando- comentó al notar aquel adorno colgando de una cadena de plata del cuello de la mujer.
Milk: ¿Esto? A bueno me lo regalo mi Goku- explicó.
Bulma: ¿Te lo obsequio Goku?!- preguntó como no creyendo lo que sus oídos acaban de escuchar.
Milk: Sí, bueno a decir verdad ya me había obsequiado uno antes pero lo perdí, no se cómo… creo que fue aquella vez que fue a la capital… Pero en fin cuando se lo dije a Goku él rápidamente me lo repuso comprándome este, aunque creo que el anterior era más lindo- dijo al tomar entre su mano el pequeño dije en forma de un botón de rosa.
Bulma: ¿Y aun sigue comportándose extraño?- preguntó.
Milk: … Sí… un poco… aun sigue tendiendo a salir estrepitosamente durante el día e incluso durante la madrugada o media noche.
Bulma: Y no le has preguntado al respecto?
Milk: Por supuesto que si y lo único que me dice es que debía atender algo importante ¿pero que puede ser tan importante como para no decírmelo?
Bulma: Y que lo obligue a salir en la noche…- agregó pensativa- Me comentaste que el anterior adorno que te regalo lo encontraste entre sus ropas ¿cierto? Bien ¿quién te garantiza que era originalmente para ti?
Milk: Es lo mismo que yo pense… ¿Me estas tratando de decir que Goku puede tener algún otro romance a mis espaldas?!!- preguntó exaltada.
Bulma: Eso podría explicar su manera de comportarse no crees?… Pero bueno, estamos hablando de Goku, no creo que él sea capaz de tal cosa jajaja ^o^.
Milk: … Ejem… sí creo que tienes razón- estuvo de acuerdo, más la duda la apoderó mucho más ante tal insinuación.

Goku: A— A- ACHU!- estornudó repentinamente- Snif creo que alguien esta hablando de mi- pensó- O tal vez este comenzando a resfriarme.
Vaya que estaba bajando demasiado la temperatura, pero era algo lógico, el sol estaba ocultándose y durante las noches el frío se intensifica a muy bajas temperaturas, Goku observaba como Vegeta no se veía afectado por ello y las niñas de igual forma, estaban tan entretenidas que el frío era de lo que menos se percataban.
Goku: Oye Vegeta… ¿cómo es que no tienes frío?- preguntó mientras se abrazaba a si mismo.
Vegeta: ¿Y quien rayos dice que no lo tengo? Solo porque no me ves lloriqueando como tu lo haces no significa que no sienta nada!
Goku: ¿Y como es que ellas están como si nada?
Vegeta: Yo que voy a saber, pero todo esta bien mientras no se enfermen, no soportaría tener que lidiar con enfermos… – agregó en tono de fastidio- Kakarotto ¿por qué no intentas lo que yo? Solo eleva un poco tu ki y veras como es que tu temperatura sube un poco.
Goku: ¿Y en serio funciona?
Vegeta: Si no me crees no lo hagas entonces!
Goku: Esta bien esta bien no tienes porque molestarte, lo intentare.
El saiya elevó un poco su ki y efectivamente sentía como su energía rodeaba su cuerpo y lo mantenía en una temperatura normal y bastante acogedora.
Goku: Vaya, Vegeta eres un genio!
No pensó por ningún segundo darle ese consejo sin embargo… era eso o seguir teniendo que escucharlo lloriquear toda su estadía en este lugar.
Pan: Abuelito mira ya termine el mío! ^o^
Bra: Yo también n_n!!
Ambos adultos dirigieron sus miradas hacia las dos pequeñas quienes escondían a sus espaldas sus obras maestras, al quitarse y permitir que las observasen…
Goku: Ey, esa cosa se parece a mi- dijo al observar el que había hecho su pequeña nieta. Un muñeco pequeño con una cara sonriente y en la cabeza se las había arreglado para hacer una replica de su cabello con la nieve.- Y el de Bra se parece a Vegeta jajaja- comenzó a reír al ver aquella mini deformada escultura infantil.
Vegeta: Kakarotto cierra la boca! No tienes que burlarte, como si tu te vieses tan bello hecho en nieve- comentó sarcásticamente.
Bra: ¿Te gustó papi? Lo hice solo para ti n_n.
Vegeta: (dio un ligero suspiro) Sí Bra… es una buena replica de mí.
Pan: ¿Qué me dices tu abuelito? ^^
Goku: Sí, esta muy bien hecho Pan, aunque creo que mi cabeza es un poco más pequeña- dijo al acercarse al pequeño hombre de nieve quitando un poco de exceso de su cabeza- Ahí esta, así esta mejor- dijo cuando tiro hacia atrás el pedazo de nieve que había quitado del muñeco, provocando un sonido hueco al caer sobre alguien sin ninguna intensión aparente.
Goku dio una mirada sobre su hombro, observando como aquel trozo de nieve que lanzó había caído accidentalmente sobre la cabeza del príncipe de los saiyajins.
Goku: Ah… Vegeta… créeme que no fue mi intensión- dijo retrocediendo lenta y disimuladamente al observar como es que la nieve comenzaba a derretirse ante la ira del aquel hombre- .. Yo.. yo no quería…. en serio…
Vegeta: … Tienes solo 10 segundos…. para apartarte de mi vista…- dijo seriamente.
Goku: Pero.. yo…
Vegeta: Uno!…
Goku: … cielos, estoy muerto OO°
Vegeta: Dos!..
Bra: Yo le aconsejo que corra señor Goku.
Vegeta: Tres!…
Bra: Mi papá hace lo mismo con Trunks y cuando llega a diez…
Vegeta: Cuatro!…- dijo al agacharse y tomar un poco de nieve formando una esfera de buen tamaño.
Goku: Glup… yo mejor me voy…
Vegeta: Diez!!! Ahora veras Kakarotto!- dijo repentinamente al lanzar el proyectil de nieve que se impactó en pleno rostro de Goku, haciéndolo caer ante el impacto sobre las esculturas infantiles, haciéndolas puré a su paso.
Pan: Mi hombre de nieve!
Bra: … lo… hizo pedazos… snif…- dijo con ojos cristalinos.
Pan: … snif… BUUUUAAA!!
Bra: BUUUUUAAA!!
Comenzaron a llorar al unísono.
Vegeta: Mira lo que hiciste cabeza hueca- dijo ante el desespero de escuchar aquellos chirriantes lloriqueos.
Goku: ¿Yo? Pero si tu fuiste el que tuvo la culpa- agregó irguiéndose cubierto de nieve.
Vegeta: Pero si tu fuiste quien caíste sobre esas cosas!
Goku: Porque alguien me tiro una bola de nieve… y no cualquiera, utilizaste tu ki, no se vale, me dolió TT- explicó al colocar una de sus manos sobre su parte más adolorida en el rostro.
Vegeta: Pero fue porque tu empezaste insecto!
Goku: Ya te dije que no fue mi intención… Bueno eso ya es lo de menos. Pan, Bra ya no tienen porque llorar, fue un accidente, Vegeta y yo les pedimos disculpas ^^. ¿Verdad Vegeta?
Pero el príncipe solo realizo una mueca de fastidio.
Pero una disculpa no era suficiente, el daño estaba hecho y las niñas no dejaban de llorar desconsoladamente.
Goku: Bueno bueno… veamos que podemos hacer…?- se decía en tono pensativo- Ya sé! Que les parece si Vegeta y yo les ayudamos a hacerlo de nuevo!- preguntó a ambas y estas al instante dejaron de llorar.
Bra: … snif… en serio?
Goku: Claro que sí.
Vegeta: Espera un momento Kakarotto yo no estoy dispuesto a perder mi tiempo en…- pero antes de que pudiese terminar su frase el coro de las pequeñas comenzó de nuevo.- Aaarghh! Esta bien! esta bien! pero ya guarden silencio! Van a provocar una avalancha si siguen así!- dijo cuando se acuclillo y comenzó a acumular un poco de la sustancia blanquecina con sus manos.
Vegeta: Kakarotto que rayos estas esperando? Esta fue tu magnifica idea, ni creas que lo voy a hacer yo solo- replicó estrictamente.
Goku: Sí, sí OO° ya voy.
Pan: Sí, yo también quiero ayudar ^o^!

°°°°°

¿Pero que…? ¿Qué es esto, donde estoy?- se preguntó al observarse así mismo en lo que parecía la parte trasera de una antigua casa. Comenzó a desplazarse por su cuenta por aquel lugar. Una alta muralla cercaba el terreno de la propiedad y a a su ves subdividía aquel jardín en varias secciones. Paso por uno de los umbrales, entrando a un bello y bastó jardín, del cual sobresaltaba el enorme y firme tronco de un árbol de cerezos, del cual todas sus flores se abrían en todo su esplendor. El suelo estaba cubierto por una alfombra de césped pero había un pequeño espacio en el cual abundaban flores de diversos colores, como si fuese una alfombra de pétalos. Es en ella en donde observo una silueta que se encontraba sentada sobre las flores, tomando algunas entre sus manos y utilizarlas para fabricar una corona con ellas.
La silueta permanecía a la de una jovencita, sus cabellos eran largos y un poco ondulados de un color dorado muy tenue y pálido, faltando solo un par de tonos para llegar al blanco, con unas vestimentas sencillas de colores pasteles.
Decidió acercarse, pero era curioso, era como si no estuviera ahí puesto a que ella parecía no notarlo. Fue capaz de escuchar como es que ella estaba tarareando una melodía, con una hermosa voz, le recordaba mucho a la forma de cantar tan bella de Canción, por no decir igual.
Intento hablar pero se dio cuenta que su voz no emitía sonido alguno.
Repentinamente ella volteo hacia él, pero su mirada lo traspasaba como si él fuese un fantasma, sus ojos transparentes de color verdes observaban con detención a una silueta que se encontraba cerca del tronco del gran cerezo.
Ella se levantó, irradiando una hermosa y dulce sonrisa al dirigirse hacia aquel hombre con aquella corona de flores en mano. Aquella nueva figura en aquel cuadro, era la de un hombre alto de cabello negro largo sujetado levemente por una delgada cinta, sonreía ampliamente como correspondiendo la hermosa sonrisa de la joven que estaba con él, vestía una clase de túnica de color negro y unos sencillos lentes se sostenían sobre su nariz. Observó como ella le coloco aquel corona de flores al hombre y como este agradeció el detalle.
Parecía una pareja muy feliz, y era capaz de sentir sus presencias, la de la joven era similar a la que porta el guardián de las cartas y la de aquel hombre es mucho más poderosa, pero dotada de poderes diferentes a los que jamás haya sentido.
Súbitamente todo a su alrededor se congelo, como si estuviese contemplando una fotografía en la que él podía moverse aun, así como también aquella jovencita que finalmente le presto atención.
Sus facciones mostraban una extrema bondad pero a la vez desesperación, como si algo le preocupase.
– “Por favor, ayúdalo”- dijo ella casi suplicantemente.
– “¿Ayudar? ¿A quien?”- finalmente pudo pronunciar palabra.
– “Ayuda a mi creador y a aquella que siguió de él”
– “No entiendo… ¿quién eres tú?”
– “Yo lo intente, intente ayudar a Clow… pero solo logre aplazar lo inevitable”
– “¿Clow? El creador de estas cartas cierto?”
– “Ayúdanos por favor, por favor antes de que cause daño más daño del que ya hice…”

°°°°°°

El saiya despertó al momento en que su esposa lo sacudió levemente y así despertarlo para comenzar temprano el día. Ella ya se encontraba vestida para la ocasión, con aquellas ropas para nieves, no pudo evitar sonreír un poco al verla, se veía graciosa portando esas ropas tan pomposas. Le dio un beso de buenos días y le advirtió que debía estar en el comedor en menos de quince minutos o se quedaría sin desayunar y para Goku el desayuno es una de las “cinco” comidas más importantes del día…
Rápidamente se dispuso a vestirse con las ropas que su mujer le había dejado sobre la cama, incluso él se sentía gracioso con ellas, estaba ya tan acostumbrado a las ropas sencillas que suele usar siempre que usar otras le resultaba de lo más extraño e incomodo.
Se detuvo un instante al tratar de recordar el sueño que esta noche en una cama ajena le había traído consigo. Aquel hombre y aquella joven… Fue de esa clase de sueños que apenas y logras recordar que tuviste y por más que uno se esfuerce en tratar de recordar cada detalle era imposible.
Se dispuso a salir de aquella habitación, pero antes de que su mano se postrara sobre la perilla de la puerta, dio media vuelta y se acerco al buró en donde había guardado sus pertenencias, extrayendo rápidamente el puñado de cartas e introduciéndolas en los amplios bolsillos del pantalón junto con la llave; solo por si se ofrecía.

Después del desayuno, el cual era ver para creer aquella larga mesa llena de comida, pero al haber sido ocupada por siete saiyajins era algo lógico y por demás normal, decidieron pasar la mayor parte del día afuera en la nieve.
Vaya que había muchos otros turistas en aquella región, por lo que un gran bullicio se escuchaba en todas direcciones, ya sean jóvenes en vehículos de nieve, esquiando, patinando, jugando con la nieve, en fin, mucha diversión en el aire.
Las zonas recreativas se encontraban a un poco más de un kilometro de la propiedad de los Brief, pero un transporte los llevo a todos en menos de cinco minutos.

– “Mírame abuelito mírame ya pude, ya pude!”- dijo energéticamente la pequeña al poder deslizarse lentamente sobre el hielo con los pequeños patines que portaba, torpemente pero lo hacia.
Goku: Muy bien hecho Pan, continua así- daba ánimos a su pequeña nieta que comenzaba a descubrir su amor por el patinaje. Vegeta estaba a su lado observando como es que su mujer se encontraba de igual forma en la pista junto con Bra, enseñándole la manera correcta como deslizarse sobre el hielo.
Mientras estas dos parejas permanecían en las cercanías de la pista al pie de una enorme montaña; Trunks y Goten rentaron un par de vehículos de nieve, seguramente para impresionar a alguna de las tantas chicas lindas que había en las cercanías, Gohan y Videl decidieron ir a esquiar por lo que dejaron a Pan con sus abuelos.
Milk: ¿Goku porque no lo intentamos?- preguntó de pronto ante el desconcierto de este.
Goku: ¿Yo? ¿Patinar? Pero no creo que sea buena idea ^^|, tu sabes soy muy bueno para pelear pero para esa clase de cosas yo paso- explicó tratando de escapar.
Milk: Vamos, jamas lo has intentado ¿cómo estas tan seguro de que no te gustara? Por favor.
Goku: Es que… hay Milk no creo poder.
Milk: Esa no debería ser la forma de hablar del gran guerrero que dices ser, el que persevera alcanza, anda!- dijo jalándolo del brazo hacia la cabaña en donde rentaban los patines.
Goku: Cuando te propones algo lo logras, así que solo me queda resignarme- murmuró resignado- Oye Vegeta ¿no vienes?
Vegeta: Ni que estuviera loco, jamas tus ojos me verán haciendo esas cosas. Además, prefiero quedarme aquí y observarte haciendo el ridículo- agregó con una sonrisa diabólica.
Goku: Ah, lo único que me faltaba- dijo al suspirar.
Vegeta comenzó a sentir algo en el repentino cambio en el clima, la temperatura estaba descendiendo demasiado, pero al parecer ninguno de los demás lo percibía si quiera… por lo menos no ahora.

Definitivamente los saiyajins deberían dedicarse única y exclusivamente en el arte del combate ya que puede ser el único “arte” que no hacen pedazos al ponerlo en practica…
Milk se deslizaba bastante bien sobre el hielo, pero no podía presumir de ser primeriza ya que conocía de ante mano la técnica, pero Goku…
Vegeta no era capaz de guardar la compostura ante el espectáculo que aquel guerrero de clase baja estaba haciendo en la pista. Para su suerte todos los usuarios del lugar se encontraban en sus propios asuntos por lo que no prestaban atención a su patética actuación.
Pan: Hay abuelito, pero que pena me da verte así…- dijo la pequeña al ver a su abuelo caer por centésima vez al no poder mantenerse en pie.
Goku: >< No… definitivamente yo no sirvo para esto…- dijo en el suelo.
Milk: Vamos Goku, no es tan difícil como crees, solo es cuestión de practica, es como las artes marciales- dijo tomándolo de la mano para ayudarlo a ponerse de pie e intentarlo de nuevo.
Con la ayuda de su mujer logro ponerse de pie, aunque los pies le tambaleaban al no encontrar el equilibrio adecuado sobre las hojas de los patines.
Milk: Solo concéntrate y trata de equilibrar tu peso sobre los patines, y ahora desliza tu pie, así, sí ves como si se puede?- explicaba mientras el saiya comenzaba a tomar el ritmo, claro, siempre y cuando Milk lo sujetase.
Pan: Vamos abuelito! Tu puedes!- dijo al tomarlo de la mano y ayudarlo.
Goku: Ni se les vaya a ocurrir soltarme! TT.
Milk: No siempre vamos a poder llevarte de la mano, tienes que aprender, ¿listo?
Goku: No, aun no OO°.
Milk: Listo o no haya vas!- dijo al momento en que Pan y ella lo soltaron.
Gracias a la hoja de los patines se deslizo por el hielo gracias al impulso en que ambos le dieron, a principio toda parecía estar bien pero un ligero sople del viento fue capaz de desestabilizarlo y que comenzaran sus problemas, sin poder ser capaz de frenar cayó fuera de la pista sobre un gran cúmulo de nieve.
Pan: No, definitivamente mi abuelito es un fracaso en esto- murmuró apenada.
Milk: Ah, bueno no esta mal para ser la primera vez…
Bulma: Oye Milk ¿por qué no entramos a la posada? Esta haciendo cada vez más frío- dijo al acercarse, vapor gélido emanaba de su boca, al igual que a todos.
Milk: Sí, creo que tienes razón, cielos que cambio tan repentino sufrió la temperatura- concordó.
Pan: Abuelita, yo también tengo frío, podemos ir a tomar un poco de chocolate?
Bra: Sí, por favor.
Bulma: Esta bien pequeñas, vayamos.
Milk: Goku, tu más vale que continúes practicando ¿esta bien?- grito para que su esposo fuese capaz de escucharlo debajo de la nieva en la que había quedado atrapado.
Momentos después logro emerger la cabeza de la blanca sustancia, un poco decepcionado de todo esto.
Mientras los minutos transcurrían el frío era cada vez más intenso. Poco a poco los demás usuarios de la pista comenzaban a abandonar el lugar y buscar refugio en la posada, pero era curioso, ni en el interior de esta el frío disminuía para aquellos que buscaban reconforte.
Quedando muy pocos ya utilizando la pista Goku comenzó a resentir el frío, por lo que debió aumentar un poco su ki para lograr la temperatura perfecta. Observó que Vegeta aun permanecía en el mismo lugar atentó a algo, como si algo le desconcertase.
Para su beneplácito, Goku ya lo estaba haciendo cada vez mejor… por lo menos el rango de caídas en la nieve había disminuido un 10%…
Fue entonces que repentinamente sintió una presencia.
Goku: Oh no… justamente aquí tenía que suceder- murmuró preocupado.
Trataba de localizar la posición exacta de la presencia de la Carta, pero era confuso… parecía estar en todas partes en las cercanías. Sorpresivamente algo extraño comenzó a suceder, de los pocas personas aun en la pista, estas comenzaban a verse rodeadas o más bien encerradas dentro de un trozo de hielo.
Goku: Aah! ¿pero que resta pasando…?!- exclamó en voz alta.
– “Y no solamente aquí afuera, mira!”- dijo Vegeta al apuntar hacia la posada, siendo el único aparte del “Card Captor” que se veía inmune ante este fenómeno.
Los dos observaban como es que los habitantes dentro del pequeño recinto se veían en la misma situación congelante.
Vegeta: Kakarotto que rayos esta sucediendo?!- preguntó desde las afueras de la pista.
Goku: Bueno es que… es que…
Súbitamente sintió más cerca la presencia de la carta, justamente bajo sus pies!
Una silueta cristalina emergió debajo de la capa de agua congelada, justo debajo de Goku, quien logro mantenerse sobre esta por unos instantes para luego caer, increíblemente, de pie sobre los patines…
Ambos saiyas observaron por unos instantes la figura aparentemente hecha de hielo de lo que parecía una criatura con rasgos serpentinos, como si fuese un dragón de hielo. Rugió como tal al emerger y volver en unos instantes a esconderse bajo el agua congelada debajo de la densa capa de hielo sin problema alguno.
Goku: Pero que carta tan más rara es esa!- pensó aun en movimiento sin poder controlar su trayectoria- Ah! ¿qué voy a hacer? Maldición debí traer a Kero conmigo!
El saiya era capaz de observar la silueta serpentina moverse debajo de aquel cristal por el cual se deslizaba torpemente, justamente debajo de él. Nuevamente aquel monstruo de hielo emergió con sus fauces abiertas mostrando una larga línea dientes de hielo muy afilados. Intentó saltar pero saltar en patines no era algo que hiciese todos los días por lo que termino cayendo en el suelo nuevamente.
Para su fortuna Vegeta lo sujeto del cuello de la chaqueta, elevándose ambos en el aire intentando salvar el pellejo de su odioso rival, con lo que no contaba era que la criatura era capas de elevarse en el aire de igual forma.
Vegeta: Kakarotto ¿qué acaso tu sabes que es esa cosa?!- preguntó.
Goku: ¿Qué te hace pensar que yo sé algo ^^|- decía mientras Vegeta continuaba sujetándolo- Ah! Cuidado, cuidado, cuidado! A la izquierda!- exclamó al ver las fauces de aquella criatura tan cerca de sus pies.
Vegeta: Porque esa cosa tiene cierta “atracción” hacia a ti ¿qué no ves?- preguntó sarcásticamente.
Goku: Vegeta, será mejor alejarnos de aquí, debemos alejar esa cosa de los demás!
Vegeta: Como si tuviésemos opción en regresar- dijo al ver como es que aquella criatura era más que persistente.
Repentinamente, de las fauces de la criatura emergieron lanzas de hielo las cuales salieron disparadas en contra de ambos, pero con hábiles movimientos Vegeta logro esquivar todos, pero al llevar sobrepeso extra se veía torpe en sus maniobras aéreas.
En un acto sorpresivo la criatura dejo de perseverar en su “caza”, cayendo de pique hacia otro lago congelado que se encontraba en las cercanías, para su beneplácito esta no se encontraba dentro del área de turistas.
Goku: Necesita permanecer en el hielo Vegeta.
Vegeta: Oh, en serio? No me digas- preguntó sarcásticamente.
Goku: No podemos dejar a esa cosa suelta por ahí- agregó- Además, probablemente esa cosa es la responsable de que la gente se convirtiera en témpanos de hielo, tal vez si lo detenemos regresen a la normalidad. Por lo menos debemos intentarlo Vegeta!
Vegeta: Ya lo sé, no tienes que decirlo dos veces!

La criatura serpentina se introdujo en el interior de aquellas aguas congeladas, desplazándose libremente entre ellas como si se tratase de una serpiente marina.
Vegeta, dejo “sutilmente” al saco de huesos que tuvo que cargar hasta aquí sobre el hielo, al no poder sostenerse aun sobre los patines Goku cayó de nueva cuenta, definitivamente odiaba el patinaje, y odiaba más aun estos malditos patines.
Vegeta: ¿Alguna brillante idea sabandija?- preguntó a su lado.
Era extraño que Vegeta fuese capaz de mantenerse en pie sobre el hielo sin llevar patines como él, aunque al postrar su curiosa mirada en sus pies se percato que estos no estaban tocando el hielo, estaba levitando, rayos! ¿cómo no pensó en eso antes?! Se pregunto avergonzado en silencio.
Goku: Bueno… veamos… Tengo que tratar de pensar como Kero lo haría…- murmuró lo suficientemente quedo para que Vegeta no lo escuchara- Es una carta, de eso no hay duda… Según recuerdo las cartas pueden ser selladas si las debilitas o si descubres su identidad… ¿cuál será el caso de esta carta?- susurraba con un gesto por demás pensativo aun en el suelo pero cruzado de piernas, como si el muy torpe tuviese tiempo como para sentarse y cabilar sobre la situación.
Sorpresivamente la superficie congelada comenzó a vibrar levemente, de la cual comenzaron a emerger enormes y puntiagudos trozos de hielo, obligando a ambos a tener que moverse.
Goku: No podemos atacarla mientras este allá, abajo- dijo.
Vegeta: ¿Quieres apostar?- dijo al extender una de sus manos en dirección a la capa de hielo.
Goku: V- Vegeta que es lo que vas a hacer? No, Vegeta, no, ni se te ocurra hacer…- su mensaje fue obstruido al sonoro crujido del hielo mientras un energy ha de Vegeta se abría paso entre este, directamente sobre la criatura, pero ella era ágil en aquel estado del agua por lo que le fue fácil esquivarlo. El saiya dio un suspiro de alivió al ver que había salido ilesa la criatura, ya imaginaba el sermón de Kero si Vegeta llegase a matar por un descuido a la Carta OO|.
Vegeta: Con que eres muy escurridiza ¿eh?- preguntó al ver esto como un desafió.
Estaba dispuesto a continuar con aquel juego del “tiro al blanco”, sin embargo, la criatura mágica no estaba tan dispuesta, emergiendo rápidamente a la superficie bajo los pies de Vegeta, el cual logro mantenerse sobre la cabeza cornuda de cristal. Sin pensarlo dos veces si quiera el saiya golpeo con sus dos manos unidas la cabeza del animal, provocando que este emitiera un resonante chillido de dolor ante el golpe, así como que la parte golpeada se resquebrajara un poco.
De un fuerte sacudimiento de su estructura logro quitarse al saiya que tenía montado sobre la cresta. Volviendo a su refugio bajo hielo.
Vegeta: Tiene la cabeza demasiado dura- dijo al resentir el golpe en sus manos.
Goku: No podemos hacerle nada cuando esta allá abajo, solo cuando emerge.
Vegeta: Dime algo que no sepa ya insecto.
Goku: Es una criatura que esta hecha de hielo, utiliza poderes relativos a este elemento… No hay duda que es la Carta del Hielo (Freeze), debe ser ella!- exclamó inconscientemente.
Vegeta: ¿Y que significa todo eso?- preguntó al escucharlo claramente.
Goku: Eso no importa ahora Vegeta, ahora lo que necesito que hagas es que logres que esa criatura emerja nuevamente.
Vegeta: ¿Para que?
Goku: Tu solo hazlo.
Vegeta: ¿Y por que crees que aceptare ordenes tuyas?
Goku: Debemos detenerla ahora si no quieres que todos permanezcan en esas prisiones de hielo para siempre.
Vegeta: ¿Cuál es tu brillante idea?
Goku: Ya lo veras.

Goku: El hielo simplemente se combate con el fuego… no cuento con alguna carta de esa clase… o tal vez esta clase de carta sea de las que al descubrir su identidad son fáciles de atrapar… bien sino sirve esta ultima forma… no se que más podré hacer…- pensaba.
Vegeta accedió a ser el “conejillo de indias” en el plan de su rival, que Kamisama lo perdonara pero creyó en que podía confiar su vida a él aunque fuese solo por un instante.
Y ahí se encontraba, tratando de provocar a aquella cosa mientras que la gruesa capa de hielo era lo único que separaba al uno del otro.
Esa cosa era inteligente, le pareció al saiya al notar como es que no se atrevía a emerger habiéndose percatado de la capacidad que ellos poseían.
Intentaría algún ataque de energía leve, sin embargo algo lo sorprendió bastante, el ver como es que una de sus piernas comenzaba a verse cubierta por una gruesa capa de hielo, abriéndose paso desde la superficie, subiendo por su pierna y comenzar a extenderse por su cintura.
Vegeta: ¿Pero que demonios?!!- exclamó al verse en aquella situación. La golpeo con su puño por mero instinto, pero no logro ninguna fisura en la superficie de hielo, solo logro que sus nudillos resintieran su propio golpe.
Al ver a su “presa” “indefensa” por su esencia, la criatura emergió dispuesta a terminar con lo que aquellos dos individuos provocaron en ella, furia.
Abrió sus enormes fauces, lanzando una mordida voraz hacia el cuerpo semi congelado del saiya. Pero Vegeta era de los que no aceptaría terminar siendo almuerzo de ninguna criatura. Por lo que interpuso sus fuertes brazos, evitando el avance de aquellas mandíbulas de hielo, mientras que su cuerpo se veía cada ves más entumecido por el avance de aquella capa sobre su cuerpo.
Vaya que esa criatura poseía una fuerza no muy normal como para que Vegeta en un estado normal” batallase contrarrestarla..
Vegeta: … Ese imbécil de Kakarotto… ¿qué rayos estará esperando?!

Aprovechando en que ambos seres se distraían entre sí, el primer saiyajins puro en patines se coloco detrás de la enorme silueta de hielo.
Con un solo pensamiento el báculo mágico apareció en su mano, dando un suspiro de resignación antes de darle final a este cuadro.
Al haber descifrado la identidad de la Carta del hielo se supone podría sellarla con tan siquiera tocarla… o por lo menos eso esperaba, y para su beneplácito así fue!
Aquella silueta cristalina comenzó a deformarse hasta adquirir la apariencia de un enorme pez para después descomponerse en lazos de energía que se reunieron en un solo punto para formar la carta original.
Al tomarla en su mano sonrió al darse cuenta que esta vez lo había hecho sin la constante asesoría del guardián de las cartas y que efectivamente se trataba de la carta de Hielo, pero le pareció extraño que su forma original fuese la de un enorme pescado y no un dragón de hielo como se mostró ante él y ante…
Vegeta: ¿Se puede saber que rayos esta ocurriendo aquí Kakarotto?- preguntó de brazos cruzados al momento en que se vio liberado automáticamente de aquel hielo que lo aprisionaba cuando aquella criatura “desapareció”, sin mencionar que aquella extraña carta y peculiar báculo eran sostenidos por su rival.
Goku trató inútilmente de ocultar ambas cosas detrás de su espalda. Pero al ver la mirada tan inexpresiva de Vegeta sabía que no iba a ser capaz de seguir ocultándolo, lo tenia “con las manos en la masa” y no había marcha atrás. Dio un largo suspiro al pensar en que tendría una larga conversación con Vegeta, en la que seguro terminaría burlándose de él…

Goku comenzó su explicación y poco a poco relató lo sucedido de cómo había terminado en esta situación, para su sorpresa Vegeta continuaba con esa expresión inexpresiva al finalizar su relato, era para que estuviera en medio de un ataque de risa o algo…
Vegeta: ¿Magia?- preguntó indiferente ante aquel termino que había escuchado muchas veces pero en la que jamas se había atrevido a creer- ¿Me estas diciendo que puedes usar magia Kakarotto? Eso es algo difícil de creer… sin embargo lo vi con mis propios ojos.
Goku: No me agrada en lo absoluto tener que cargar con este bastón, es demasiado llamativo y los conjuros que alguna vez Kero me obligo a recitar en voz alta buuuu aún y recordarlos me apena ><.
Vegeta: Bueno, sabía de antemano que algo te traías Kakarotto, aquella vez que te vi en Capsule Corp con ese “muñeco de felpa” sobre tu hombro me hizo comenzar mis sospechas. ¿Qué acaso no creíste que no me iba a dar cuenta de la presencia que aquel muñeco poseía? Al llevarlo contigo fue como si gritases que él estaba vivo- dijo seriamente.
Goku: Ah, lo siento, pero aquella vez me tomaste desprevenido, creo que era la primera vez que me tocaba que me recibieras tu personalmente. Y Vegeta… ahora que lo sabes…
Vegeta: Yo no he visto nada aquí…- dijo de pronto- Ni jamas escuche lo que me dijiste- Era una manera en la que Vegeta trató de decir que sus labios estaban sellados, además, quien iba a creerle…
Goku estaba un poco confundido, es decir esperaba una reacción muy diferente de Vegeta con todo esto, miles maneras en que pudo haber sido su reacción menos esta tan “comprensiva”.
Vegeta: Sin embargo, no quiero volver a tener a alguna de esas “cartas” con mal temperamento cerca de mí y mucho menos cerca de mi familia ¿captas?- agregó amenazantemente.
Goku: Sí, claro, lo que digas Vegeta, haré lo que pueda.
Vegeta: Bien, porque no pienso volver a hacerla de tu patiño en la persecución de alguna otra ¿entendiste?
Goku: Claro, claro. ^^|

El efecto congelante que la presencia de la carta tuvo sobre las personas se había desvanecido sin traer consigo consecuencias, aunque era curioso, ninguno de los afectados recordaba haber estado en aquella situación, fue como si ni siquiera se hubiesen dado cuenta de lo ocurrido… claro que aquel agujero en la pista de hielo les desconcertó mucho al aparecer de la nada…

Goku seguía anonadado por el comportamiento de Vegeta al saberlo… Fue casi igual a como Piccoro lo tomó.
Aunque Vegeta debía admitir que al escuchar la explicación dada lo primero que pensó fue “Kakarotto se esta volviendo loco” aunque claro él mismo había visto lo que ocurrió por lo que o los dos se estaban volviendo locos o era la cruda realidad. Bueno ahora que ya sabía la razón del comportamiento inusual del saiyajin que tanto había escuchado provenir de la mujer de este al hablar con Bulma.
Vaya que a su rival le sucedían cosas por demás extrañas, pensaba el príncipe, y de lo más deschavetadas, pero por lo menos le pasaban al odioso Kakarotto y no a él. Pero ni por un motivo va a inmiscuirse en esa “cacería de cartas mágicas”, ni que estuviese loco, lo único que haría sería hacer oídos sordos y que Kakarotto se las arreglara solo, de cualquier manera había sido su estupidez por lo que se veía inmiscuido en todo esto.

Los Son y los Brief finalmente se habían reunido en un mismo lugar después de pasar horas de diversión en la nieve. Todos descansaban en una pequeña y rústica cabaña en donde los turistas podían descansar o resguardarse del frío. Milk se encontraba relatando la manera de patinar de su esposo, por lo que las risas no se dejaban esperar, algo que incomodo al saiyajin quien al no poder decir nada descargaba su frustración en hacer burbujas en el chocolate al soplar fuertemente por la pajilla (popote).
Las pequeñas pidieron permiso para salir a la nieve a jugar con la condicione permanecer cerca.
Pan y Bra observaban como los esquiadores se desplazaban al bajar la montaña con aquellos movimientos tan bien realizados, como les gustaría poder hacerlo al igual que los adultos, pero eran muy pequeñas y de seguro sus padres no consentirían tal acto de peligrosidad, por lo que se conformaban con ser espectadoras por ahora.
Observaban atentas a cada uno de los deportistas que arribaban después de su largo recorrido desde la cima de aquella enorme montaña blanca, pero su fascinación se desató al observar a una esquiadora que venía descendiendo y que en su trayectoria ejercía movimientos tan hábiles ya la vez tan delicados sobre la nieve, sus saltos estaban llenos de gracia y el movimiento de su cuerpo al equilibrar su peso en los esquíes era por demás perfecto. Esta deportista llego al pie de la montaña sin problema, atrayendo la atención de muchos de los esquiadores masculinos por no solo su gracia al esquiar les resultaba atrayente sino por su belleza, aquellos cabellos pelirrojos y su esbelta figura dejaban mucho que desear.
Pan: Es la señorita Mitsuki!!!- exclamó emocionada la pequeña al reconocerla cuando se privó del visor que llevaba puesto.
Kaho se privó rápidamente del equipamento para esquiar, dispuesta a descansar después de un largo camino. Pero unas pequeñas siluetas se le acercaron antes de que lograse su objetivo.
Kaho: ¿Pan? Pero que agradable sorpresa verte en este lugar- dijo sonriente a la pequeña.
Pan: Hola! También me alegra verla, que coincidencia- dijo.
Kaho: Pequeña Pan, recuerda que en este mundo no existen las coincidencias- dijo- ¿Y quien es tu amiga?- preguntó al inclinarse un poco hacia la pequeña de cabellos azulados.
Pan: Ella es Bra, es una buena amiga mía, su mamá fue quien nos invitó a pasar unos días en la nieve!
Kaho: Mucho gusto en conocerte Bra, mi nombre es Mitsuki Kaho- se presentó.
Bra observaba a aquella hermosa mujer frente a ella y no pudo evitar sonrojarse un poco.
Bra: … E.. el placer es mío- dijo tartamudeando.
Pan: Vaya señorita Mitsuki, esquiaba de una manera muy linda, algún día me gustaría hacerlo tan bien como usted- agregó.
Kaho: Si te lo propones lo harás pequeña, lo harás. ¿Ahora que les parece si entramos a la posada? No se ustedes pero tengo un poco de hambre.
Pan: Nosotros acabamos de comer algo, sin embargo aun tenemos un poco de hambre ¿verdad Bra?- preguntó a su amiga que aun se encontraba ida, por lo que simplemente asintió.
Kaho: Bien, entonces vamos, yo les invito algo.

Pan: Abuelito! Adivina que?!- dijo estrepitosamente al sujetar a su abuelo del brazo.
Goku: Pan, que sucede?- preguntó.
Pan: Adivina!
Goku: Sabes que soy muy malo en las adivinanzas ^^|.
Bulma: Así como tan bien el patinar- se burló la mujer.
Pan: La señorita Mitsuki esta aquí! ^o^
Goku: Kaho esta aquí?!- preguntó exaltado y aparentemente ¿feliz?.
Pan: Sí, allá esta- dijo señalando la barra del lugar- Ven, vamos para que la saludes- agregó jalándolo del brazo.
Goku: Oye Pan, espera, que no ves que estoy con… ay, definitivamente te pareces a tu abuela- dijo resignado al no poder evitar que su nieta lo mangoneara.
Bulma: ¿Kaho?- preguntó- ¿Y ella quien es Milk?- preguntó a la mujer que fruncía el ceño al ver como es que su esposo se fue de esa manera tan estrepitosa para verla.
Milk: Es solo una joven que vive en la montaña Paoz- dijo al darle un largo trago a su café.
Bulma trató de ver a la mujer a la que Milk se refería y por la que se veía ¿celosa? Discretamente pudo observar hacia donde Pan llevó a Goku y ahí estaba, era una mujer joven, de tez blanca, cabellos largos de color pelirrojo, muy delgada.
Bulma: Vaya, esa una mujer muy atractiva dijo inconscientemente.
Trunks: Es hermosa- murmuró.
Goten: Sí, la señorita Mitsuki es una mujer muy bella.
Trunks: ¿Tu la conoces Goten?
Goten: Claro, es la dueña y encargada de donde obtenemos los víveres de la casa ¿por qué crees que siempre insisto en hacer las compras?- preguntó sarcásticamente
Vegeta observaba con interés, al igual que todos, a aquella mujer, no era ningún ciego y no iba a negar que no le resultase bella como a todos los demás, sin embargo eso no era lo único por lo que atraía su atención, su presencia era por demás extraña y no paso desapercibido para él, quizá para todos los demás sí pero él se percató de ella al momento en que entró por la puerta del recinto.

Nota de Ulti_SG: Bueno, bueno, bueno, como verán cambie un poco la manera de manifestarse de la Carta de Hielo debido a que hay que poner cierto rango de dificultad aveces no? Además, esto es un fic y uno puede hacer volar la imaginación e intentar cosas nuevas ¿no? =p. Ah! ^^ se imaginan a Goku en Patines?! hahaha me pareció encantador ^^.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s