CCG 05

Card Captor… ¿Goku?

Por Ulti_SG

ulti_sg@hotmail.com

Capítulo 5
Grandes y Pequeños problemas.

Ah la Montaña Paoz…. una lugar muy tranquilo adecuado para las personas que buscan vivir fuera del bullicio de las grandes ciudades, de las grandes cantidades de gente… Un lugar perfecto para que ciertos saiyajins pasen desapercibidos para muchos, sin mencionar para que no causen mayores problemas a gran escala =p.
La atmósfera era pasiva y no había nada fuera de lo normal para los habitantes cercanos a la zona… claro, sin contar la presencia de extraterrestres como son los saiyajins, también la presencia de ciertas criaturas mágicas que actualmente lo habitan… Por lo demás todo era normal, frondosos arboles de varios tipos, manantiales de agua pura, extensas hectáreas de hierba fresca, animales de todas clases, mamíferos, carnívoros… animales gigantes…
¡¿Animales Gigantes?!
… En efecto… ahora también animales gigantes…

En esas horas de la madrugada nos encontramos a un Goku más que soñoliento, con bastón “mágico” en manos quien mostraba un aspecto un poco desaliñado, algo sumamente normal si uno es despertado de pronto a esas horas de la madrugada, obligado prácticamente a salirse de la cama a regañadientes por parte del ser quien dice ser un Guardián de las cartas…. si eso fuera 100% cierto él solo sería capaz de hacerse cargo, pero NO, su pretexto era que no tenía aun la magia necesaria para hacerlo… Solo se preguntaba si era cierto eso o solo lo decía para obligarlo a estar haciendo estas cosas.
Goku: ¿Y bien… cual era el incendio…?- pregunto soñoliento, sus párpados le pesaban tanto que en un descuido y sería capaz de quedarse dormido de pie.
Kero: ¿Qué a caso no lo ves?- pregunto extrañado.
Goku observo a su alrededor torpemente y…
Goku: No veo nada fuera de lo normal… Arboles… césped…oh mira una ardilla gigante…
Un extraño silencio apareció después de que el saiyajin dijiese esas palabras, y le tomo más de tres minutos a su cerebro en darse cuenta.
Goku: ¿QUÉ?! ¿UNA ARDILLA GIGANTE?
Kero: Vaya, hasta que por fin- dijo sarcásticamente.
Goku: Cielos! Jamas había visto una ardilla de tal tamaño…
Kero: Es porque es prácticamente imposible bobo- añadió- Por lo menos de donde yo vengo así lo era… no se aquí.
Goku: Bueno… te diré que yo tampoco había visto una de tal tamaño.
Kero: En ese caso todo indica que esto se trata de la influencia de una carta.
Goku: ¿De cual?
Kero: Bueno, estos sucesos llevan la marca registrada de “Grande”, no hay duda.
Goku: ¿Apoco y las cartas tienen marca registrada?- pregunto inocentemente.
Kero: Pero que… torpe eres!!- exclamo histéricamente- Pero bueno… ya es todo un avance de tu parte que por lo menos sepas que es una marca registrada!!

Goku y Kero sobrevolaban el área después de haber sentido la presencia de una carta en las cercanías. Kero pareciese todo un comandante del ejercito mientras iba sobre el “lomo” del saiya, gritándole cada vez que se le ocurría cerrar los ojos y no se quedase dormido en pleno vuelo… muy bonitos se iban a ver cayendo de pique contra las frondosas copas de los arboles allá abajo.
En su trayectoria pudieron observar más de aquellos animales superdesarrollados, los peces gigantes en el estanque se habían triplicado de tamaño OO°, varios ciervos, y que ni se diga de aves, de las cuales con un par de ellas por poco y chocaban en su trayectoria de no ser por Kero que jalaba los cabellos del saiya como si estos fueran los controles de mando de un avión cada ves que quería virar.

Finalmente se encontraron levitando sobre un claro, en donde en el medio de este una silueta se encontraba.
Grande utilizaba el tronco caído de un árbol para sentarse y descansar después de una larga caminata por el bosque en donde observo toda clase de animales pequeños, a los cuales según él/ella les hizo un favor volviéndolos de un tamaño del cual podrán vivir de una mejor manera y no podrían ser víctimas fáciles de los depredadores que solían acecharlos, sin mencionar que intuitivamente al ver un animal pequeño no podía dar media vuelta y hacer como si no lo hubiese visto, NO, era su deber darle un tamaño a mayor escala.
Escucho como un par de pies tocaron tierra firme, levantando la mirada del suelo en la que momentos antes había visto un ratón de campo, al cual estuvo a punto de cambiar de no ser por aquel ruido que llamo su atención.
Observo a un hombre extrañamente peinado, el cual estaba mas dormido que despierto. Pero observo a un pequeño animalito que estaba sobre su hombro, por lo que instintivamente quiso hacer lo que sabe hacer mejor….

Kero: Vamos, con Grande no hay mucho problema, no pone jamas ningún tipo de resistencia al ser sellada.
Goku: Sí claro… como digas…- dijo soñoliento. La verdad le alegraba escuchar eso, puesto a que no estaba de ánimos para andar persiguiendo a nadie a estas horas.
Ambos observaron como Grande se dispuso a levantarse. Ambos lo siguieron con la mirada hasta que estaba completamente de pie.
Goku: … Pero que grandote…- dijo ciertamente asombrado al ver la altura de Grande que vaya que si le daba crédito a su nombre.- … Si lo comparo con Cell… Cell sería un enano a su lado…- comento al recordar la altura de su alguna vez enemigo.
Pero antes de que Goku pudiese pensar en sellarlo de una buena vez, la carta levanto su mano y con la punta de sus dedos toco la cabeza rechoncha del guardián ante la sorpresa de los dos.
Al principio no pareció suceder nada pero, instantes después Kero comenzó a aumentar su tamaño estando aun sobre el saiya quien quedo debajo de las ahora enormes extremidades de Kero que ahora parecía un muñeco de felpa gigante!
Kero: Oh, esto es perfecto- dijo al verse en ese tamaño.
Goku: … Hummm, Kero… no podrías… quitárteme de encima… casi no… puedo respirar- pidió amablemente al verse aplastado por tal enorme criatura.
Kero: Oh, lo siento- dijo al hacerlo y sentarse sobre sus cuartos traseros- Pero eso es lo que pasa cuando eres muy lento en sellar una carta- dijo seriamente.
Goku: La verdad que… a pesar de que aumentaste de tamaño, sigues sin verte como el Guardián que dices ser
Kero: Es porque Grande solo aumento mi tamaño! No mi nivel de magia, el cual déjame recordarte nuevamente que tu eres el responsable de que sea tan inferior y que no pueda transformarme!- dijo un poco molesto por aquel comentario.
Goku: Pretextos- penso- Bueno, ya, listo o no Grande, ahí voy- dijo al momento de acercar el báculo a la silueta de Grande que rápidamente se transformo a la forma humilde que merece… (sobran comentarios)
Al instante Kero se redujo nuevamente a su tamaño normal de su identidad falsa, así como lo hicieron toodos los animales que fueron “encantados” por la magia de la carta.
Kero: Bien, ya tenemos una más a la colección- dijo al tomarla entre sus manos (o ¿patas?)
Goku: Solo una pregunta Kero… ¿faltan muchas?
Kero: … Bastantes…
Goku: Hummm como me lo temía…- murmuro- Bien ya podemos irnos a casa verdad?
Kero: Sí, ya no hay alguna otra presencia, vayámonos de una vez- dijo al bostezar y querer volar para comenzar el camino de regreso.
Pero Goku lo sujeto del extremo de la cola que parecía un algodón para evitarlo.
Goku: Estoy muy cansado como para regresar volando.
Kero: ¿Pues entonces que propones? ¿caminar?!
Goku: No… esto…- dijo al momento en que coloco la punta de sus dedos de su mano libre, aun sujetando a Kero, y en un abrir y cerrar de ojos se habían teletransportado y se encontraban en las afueras de la residencia Son ante la mirada atónita de Kero.
Kero: P- pero que fue lo que hiciste? ¿qué clase de magia fue esa?!
Goku: No fue ninguna magia… es una técnica que aprendí hace tiempo, se llama Teletransportación y me permite viajar instantáneamente largas distancias en tan solo unos segundos.
Kero: Increíble… pense que solo los magos tenían una habilidad así.
Goku: Puede que así sea, sin embargo yo no me baso en ningún conjuro o cosas así, simplemente me concentro en el ki. Si quisiera teletransportarme de este lugar hasta la Ciudad del Oeste, debo sentir primeramente la presencia de alguien que viva ahí, su ki me servirá de guía durante el recorrido que hago en un plano astral por el que debo pasar.
La explicación de Goku contuvo palabras bastante cultas y eso sencillamente le sorprendió al guardián.
Kero: Pero entonces si puedes aparecer justamente delante de una persona ¿por que nunca lo hiciste antes cuando perseguíamos a las cartas?!!- pregunto exaltado ante aquel conocimiento.
Goku: Bueno… Digamos que a Milk no le agrada que use mis técnicas de combate para hacer cualquier cosa y me tiene prohibido usarlas ^^°, creo que le gusta verme pasar como un humano normal y no hacer cosas extrañas como desaparecer de pronto.- explico colocando una de sus manos detrás de la cabeza.
Kero: Pero aun así, estas son emergencias! Además ella no se va a enterar por mi!- dijo sarcásticamente.
Goku: Ya veo porque dude en mostrarte que podía hacer esto… sabía que te enojarías conmigo de esa manera >-<- comento.

– Buenos días mamá-
Milk: Buenos días Goten, siéntate que el desayuno no tarda en salir- dijo la mujer mientras se movía ágilmente por la cocina. ¿Quien dijo que cocinar para dos saiyajins es cosa fácil? Pero bueno, no debía quejarse, hubo una época en la que debía hacerlo para tres y a en la actualidad en ocasiones para cuatro contando a la pequeña Pan.
Goten: Recuerda mamá que necesitare el automóvil el día de hoy.- dijo.
Milk: Sí, no lo he olvidado, pero necesitare que me hagas un favor, iré contigo hasta Ciudad Satan, debo comprar algunas cosas ¿no te molesta?
Goten: No hay problema, ¿pero y mi papá?
Milk: Tu sabes que tu padre últimamente prefiere permanecer aquí en casa y yo no me quejo, él se encarga de los quehaceres mientras todos estamos afuera- añadió al servir un suculento desayuno para Goten.- No tardo en arreglarme hijo… ¿pero que me pondré para ir a la Capital, tengo meses que no voy… y si cambio la moda..?- preguntaba en voz alta en forma pensativa mientras se dirigía a su habitación.
Goten: Mi mamá no tiene remedio..- suspiro resignado.

Desde antes de entrar a la habitación, Milk pudo escuchar los grandes y largos ronquidos que se desprendían del interior de la habitación.
Entro como si no le importase que su esposo durmiera aun, buscando lo necesario para arreglarse. Tomo lo necesario, pero al ver el desorden que había en el lado de su esposo, su lado de hacendosa ama de casa pudieron más que ella y comenzó a recoger todo lo que había regado en el suelo, desde calcetines, hasta pantalones y zapatos. Fue al baño y dejo caer la ropa sucia en el cesto de ropa que debería lavar después, no sin antes buscar en los bolsillos de las prendas, puesto a que su compañero tenía la mala costumbre de no sacar las cosas que en ellos guardaba y después la lavadora era la que presentaba problemas, y fue entonces en el que extrajo de uno de los bolsillos un extraño dije, que colgaba de un sencillo hilo o algo parecido. Por supuesto que le desconcertó toparse con esto… es decir, su esposo no habituaba usar ninguna clase de adorno de esta clase. Pero y que tal si no era de él y fuera de alguna otra mujer? OO° penso descabelladamente de pronto, eso explicaría el porque tendía a no querer salir mucho y quedarse aquí cuando todos salían!
Pero ¿qué rayos estaba pensando? Goku tenia sus defectos pero algo que no sería capaz era de tales atrocidades…
(Ulti_SG: Jejeje, por lo menos NO en esta Fic mi estimada Milk…)
… Tal vez era para ella, un regalo que no se atrevía a darle… o que se le había olvidado… si, debía ser eso… Más le valía…

Milk volvió a donde su esposo dormía a todo pulmón.
Milk: Goku…- lo llamo suavemente.- Goku- dijo meciéndolo levemente a lo que solo recibió un…
Goku: Hummmm?.
Milk: Goku ¿me puedes decir que es esto?- dijo colocándolo frente a sus ojos.
El saiya abrió un solo ojo pero fue incapaz de darle forma en ese momento por lo que volvió a cerrarlo para intentar volver a sus laureles nuevamente sin importarle que fuese aquella cosa.
Milk: ¿Es para mi?- pregunto al percatarse de que si lo había visto.
Goku un poco fastidiado porque no lo dejasen dormir solo asintió y dio un “Sí” sin saber si quiera lo que estaba pasando en tono de fastidio para después dar media vuelta en la cama con la esperanza de que lo dejara en paz, sin saber de lo que sus escasas palabras estaban por desatar.
Milk: Muchas gracias- susurro al dar un suspiro de alivio.- Es muy lindo.

Un largo y prolongado bostezo dejo escapar al momento de estirar sus extremidades sobre la cama, levantándose momentos después rascando su cabeza como si estuviese pensando en que hacer primero este nuevo día, pero el sonido de su estomago lo dijo todo. Desayunar.

Bajo como era de costumbre esperando encontrar el suculento desayuno que Milk dijo le prepararía el día de hoy, pero cual fue su sorpresa al llegar.
Kero: Buenos días- dijo después de un pequeño eructo… bueno dos… lo cual revelaba que estaba satisfecho.- Yum tu esposa cocina muy bien, tienes suerte.- añadió.
Goku: P.. pero… Kero ese era mi desayuno!- exclamo bastante dolido por la perdida de sus alimentos a manos de ese glotón muñeco de felpa.
Kero: ¿Lo era? Bueno discúlpame, pero me estaba muriendo de hambre por lo que vine a buscarte, y cuando entre me tope con esta montaña de comida por lo que dije “Probemos un poco” pero estaba taaan delicioso que no pude parar- explico muy quitado de la pena.
Goku: Pero ni siquiera dejaste una sola migaja TT.
Kero: Yo no sabía que era tuyo, no tenia tu nombre.
Goku: Pero de cualquier manera no debiste haber comido sin permiso… No tiene caso que me ponga a discutir contigo… TT me dejaste sin desayuno.
Kero: Ya ya hombre, no es tan malo.
Goku: Claro, como tu no fuiste el que te quedaste hambriento verdad? – pregunto sarcásticamente.
Kero: Cocina tu y asunto arreglado. Por cierto la comida venia con esta nota, la vi después de que terminara- explico.
La nota decía.

Mi querido Goku
Espero que estés leyendo esto después de haber saboreado el suculento desayuno que te prepare que tanto ayer me pediste.. claro, a menos que te hayas comido esta nota junto con todo lo demás….
Estabas tan profundamente dormido por lo que no me decidí a despertarte, pero en fin como te dije ayer necesitaba ir y hacer unas compras a la Capital, Goten se ofreció a llevarme.
Cuida la casa en mi ausencia.

Con Amor.
Milk.

PD. Muchas gracias por el regalo que me compraste, es muy lindo, algo extraño pero lindo. No dude en estrenarlo ni un segundo, cuando regrese a casa ya me dirás como luce sobre mi cuello.

¿Regalo? ¿Pero cual regalo? Se pregunto al ver los últimos renglones… No recordaba algo sobre un regalo para Milk, puesto a que él no habituaba a comprarle nada a nadie (será acaso tacaño?) o muy rara vez.
El saiya solo encogió sus hombros en signo de que no sabía a lo que su mujer se estaba refiriendo, ya lo sabría cuando ella regresase a casa…

Kero: Este artefacto vaya que es extraño- dijo el guardián sobre el hombro de su compañero.
Goku: Pero si es solo una nube- comento.
Kero: Eso es lo que me desconcierta, como es que una nube puede servir de transporte, y tu puedas sentarte tan cómodamente sobre ella y no caer- añadió.
Efectivamente, vemos a Kero y a Goku montados sobre la nube voladora en dirección hacia el Templo Sagrado.
Goku: Bueno se supone que no cualquiera puede subir en una de estas. Según recuerdo cuando el Maestro Roshi me obsequio mi primera nube voladora dijo algo sobre que solo podían subirse en ella las personas que no tuviesen malicia en su corazón… cosas así, no lo recuerdo.- dijo indiferente.
Kero: ¿En serio? Haber, probemos- dijo al momento de querer intentar pisar aquella algodonosa superficie, más el guardián titubeo un poco, las nubes no eran sólidas, solo agua condensada, bueno, por lo menos en su mundo así lo era… Después de titubear un rato Kero se atrevió a bajar a la nube y para su beneplácito este lo sostuvo.
Goku: Vaya, son pocos los que pueden subir a esta nube, créeme.
Kero: Oye, por cierto ¿a dónde vamos?- pregunto.
Goku: Vamos al Templo Sagrado de Kamisama- respondió.
Kero: ¿Al templo de quien?- pregunto extrañado.
Goku: De Kamisama… Bueno veras, Kamisama es la deidad “protectora” del planeta. El dios de la Tierra en pocas palabras.
Kero: ¿Un dios?! ¿Qué a caso conoces a un dios?!- pregunto exaltado.
Goku: Sí… que tiene de malo?
Kero: Bueno… pense que los dioses eran omnipotentes y omnipresentes…. ¿Cómo es que alguien como tu puede conocer a un dios?
Goku: Vamos, no se porque te extraña, Kamisama vive aquí en este planeta y de ves en cuando asiste a las reuniones de una amiga en Capsule Corp.
Kero: ¿Asiste a fiestas?! ¿Pues que clase de dios es?
Goku: ¿Qué acaso el dios de tu mundo no lo hace?- pregunto inocentemente.
Kero se ahorro la explicación, pero aun así vaya que este mundo tan extraño aun sigue dándole más y más sorpresas mientras más permanece en este lugar… ya desearía regresar a casa, pero tal vez eso nunca suceda…

¿Por qué se dirigen al templo Sagrado? Bueno eso es sencillo, antes de que Goku se dispusiera a pensar en prepara el desayuno que Kero le hurtó, escucho el llamado de Piccoro… le pareció extraño puesto a que Piccoro jamas le había hablado mentalmente en la vida, al principio lo confundió con que se trataba de Kaiohsama, puesto a que él siempre tendía a ser el que lo llamase de pronto pero ¿Piccoro?
Le dijo algo sobre que debía ir al templo Sagrado, que había algo que debía ver…
Pero no lo dijo de una manera muy amable, por su tono de voz Goku creyó que mientras más rápido comenzara su viaje hacia allá mejor lo recibiría para fuese lo que fuese que lo requerían allá.
Kero se empeño a acompañarlo, y sabiendo que no iba a poder persuadir a la criatura mágica no tuvo más remedio que aceptar, pese a que le pareciera una mala idea, porque una de las personas a las que no se le pasaba nada desapercibido era justamente al nameku maestro de su hijo mayor.

Kero: Dime una cosa ¿por qué no mejor te teletransportaste desde tu casa hasta ese lugar? Más rápido hubieses llegado- dijo.
Goku: ¿Recuerdas lo que te dije? Milk me tiene prohibido hacerlo…
Kero: ¿Y si ella te dice que te lances de un puente lo harías?- pregunto sarcásticamente.
Goku: Pues…- dijo pensándolo muy detenidamente.
Kero: ay, pero que cabeza hueca…- penso.

Kero: ¿Pero que es eso?- pregunto al divisar un objeto que estaba flotando en el aire.
Goku: Ese es el Templo de Kamisama el cual te mencione.
Kero: ¿Pero como es que se mantiene a flote?! OO°
Goku: Pues… no lo sé… siempre a estado así desde la primera vez que vine- añadió- Bien Kero, espero y que ahora si permanezcas en mi bolsillo y no hagas un numero.
Kero: Esta bien, esta bien, como digas- dijo al momento de introducirse en el bolsillo de la camisa del saiya la cual y agradecía que fuese amplia por lo menos para estar más cómodo. Tanto que ya se había acostumbrado a resguardarse en las pequeñas mochilas de Sakura… ¿por qué Goku no usara una?

La nube voladora se “estaciono” al borde de la plataforma sagrada, por la que Goku solo dio un paso para pisarla después de tantos años de no haberlo visitado.
Vaya y que le traía recuerdos de su niñez, cuando llego por primera vez y conoció a Mister Popo y a Kamisama de ese entonces, hasta hoy se preguntaba ¿cuál sería su verdadero nombre? Es decir, Dende ahora es Kamisama pero conoce su nombre de pila… ¿Por qué antes no se le habría ocurrido preguntar?
Kero: Pero que lugar más extraño- dijo al momento de sacar la cabeza e inspeccionar el lugar.
Goku: Lo mismo dije yo cuando llegue aquí por primera vez a entrenar- comento.
Le resultaba un poco extraño el no ver a Mister Popo por ningún lado… él siempre debía estar aquí… a menos que hoy fuese su día libre, penso el saiya mientras caminaba en busca de alguien.
A pesar de sus continuos llamados nadie respondía.
Goku: Esto si que es extraño, ¿por qué Piccoro me pide que venga y ni siquiera esta aquí?- pregunto.
Kero: Tal vez se canso de esperarte- añadió- ¿Ahora ves que debiste hacerme caso y utilizar esa técnica extraña para llegar antes?
Goku: Bueno… ya que estamos aquí, iré a la cocina y tomare algo para comer- dijo bastante quitado de la pena.
Kero: Pero eso sería allanamiento, no te han dado permiso para que toques nada de su alacena.
Goku: Mira quien lo dice – dijo sarcásticamente- Pero no hay problema, aquí soy bienvenido y la comida jamas me es negada.
Kero: ¿Acaso tendrán opción?- murmuro.
Goku: Oye, te escuche.
Kero: ¿Por qué crees que lo hice?

Eso si, aunque Goku no allá estado aquí desde hace años, recordaba perfectamente el camino rápido que lo llevaría a la cocina.
Llego y lo primero que hizo fue abrir el refrigerador el cual estaba para su mala suerte con poca comida, pero que podía esperar si en este lugar solo viven Mister Popo y dos Namekuseins, quienes estos últimos solo beben agua?
– “Vaya, hasta que por fin llegaste”- escucho el saiya quien volteo con un pedazo de pan en la boca hacia todos lados en busca de quien había hablado pero ni indicios de nada.
– “Oye cabeza hueca, por aquí”- escucho nuevamente- “Sí, te estoy hablando a ti… y por favor ¿cuántas veces te he dicho que mastiques la comida antes de ingerirla?”
Goku: Piffccoffro?- dijo con la boca llena.
Fue entonces que Goku noto unos ki diminutos que se encontraban ahí, en la cocina, acercándose torpemente hacia el pequeño comedor de la habitación en donde aparte de un recipiente de azúcar que estaba cubierto por una servilleta de manta, había tres pequeñas siluetas sobre la tabla de madera.
Goku observo con ojos raros una de ellas, acercándose de más a esta quien lo miraba con un gesto de muy pocos amigos.
Goku: Pi- Piccoro?- pregunto en cuento se paso el resto de comida que llevaba en la boca.
Piccoro: Vaya, hasta que por fin- dijo.
Goku: AH! ¿Pero que rayos fue lo que te paso?!!- exclamo bastante sorprendido al encontrarse con un Piccoro que no media más que su dedo índice.
Piccoro: Idiota no hables tan fuerte?!- exclamo irritado tapándose los oídos con ambas manos- Estando de este tamaño mis oídos son mucho más sensibles a tus escándalos!!
Goku: Oh, lo siento- dijo casi susurrando para evitar lastimar su agudo sentido del oído.
De pronto observo a las otras dos siluetas con mucho más detenimiento.
Goku: Ah! Pero también ustedes, Mister Poco y Dende?!
Piccoro: Goku!!- exclamo cubriendo sus oídos al igual que Dende a quien le ocurría lo mismo.
Goku: Upps, lo siento- dijo cubriéndose la boca para que no volviese a ocurrir.- ¿Pero que fue lo que les paso, que hicieron para estar así?- pregunto murmurando.
Dende: Vaya señor Piccoro que si que tenía razón en que el señor Goku vendría justamente a este lugar, si que lo conoce bien- comento.
Mr. Popo: Es bor que es algos sumamentes lógicos- añadió.
Piccoro: ¿Nosotros? Nosotros no hicimos nada- explico malhumorado- ¿Por qué mejor no le preguntas a ti “amiguito” sobre esto? De seguro el podría explicárnoslo- añadió seriamente.
Goku: “A- amiguito?- repitió nervioso- ¿a que te refieres?
Piccoro: No te hagas el ingenuo conmigo, sabes perfectamente a que me refiero.
Goku: .. Discúlpame Piccoro pero no se de que me estas hablando- dijo desviando la mirada al no poder sostener la de el nameku.
Piccoro: Oh, vaya al parecer tenemos aquí un caso de amnesia temporal, te refrescare la memoria… Hace días tú encontraste un libro por demás extraño en el cual había unas cartas, las cuales dispersaste por incompetente, conociste al “amiguito” del que te estoy hablando y que justamente esta dentro de tu bolsillo ahora….
Goku: Pe-pero Piccoro, como es posible que tu sepas eso?!- pregunto sorprendido.
Piccoro: Si vuelves a gritar de esa manera no te diré nada!!
Goku: Lo siento… Pero es que pense que nadie iba a saberlo.
Piccoro: ¿Creíste que no nos enteraríamos de tal cosa? Recuerda con quien estas hablando. Tanto Dende como yo podemos ver tooodo lo que ocurre en este planeta desde aquí- explico- No pasamos nada desapercibido, sin mencionar que esas cartas no son cualquier cosa que deba tomarse a la ligera.

Goku: Bien Kero… creo que puedes salir…- murmuro.
Las tres personas encogidas observaron como una redonda cabeza emergió de entre uno de los bolsillos del saiya para después comenzar a volar y sentarse en la mesa.
La silueta de Kero era incluso más grande que la que ahora Piccoro tenía.
Los tres lo miraron por unos instantes y bueno al igual que Goku, no creían que ese muñeco de felpa pudiese ser un guardián tan poderoso como él dice ser… pero mejor se guardarían sus comentarios.
Piccoro: Así que, tu eres el guardián de esas cartas tan traviesas?- pregunto después de un silencio ensordecedor.
Kero: Así es, soy Kerberos – se presento- Percibo que uno de ustedes posee una esencia mágica algo poderosa- comento.
Piccoro: Seguramente debe ser la de Dende- añadió al momento de dar un ligero empujón a Dende para que diese un paso hacia delante.
Dende: H- hola, soy Dende.
Mr. Popo: Es el Kamisamas de este lugar- añadió.
Dende: ¿Este es Kamisama?!- penso- Bueno, eso explica que poseas algo de magia, por lo menos eso percibo.
Piccoro: Después podremos hablar todo lo que quieran, ahora hay asuntos que atender, como lo que sucedió aquí.
Goku: ¿Y bien?
Mr. Popo: Bues verán, me encontraba haciendo mis quehaceres cuando de bronto observe lo que barecía una bequeña luciérnaga, la cual bara mi sorbresa se acerco y me toco, momentos desbues ya me encontraba de estos tamaños- explico primero.
Kero: ¿Una pequeña luciérnaga?
Dende: A mí también me sucedió lo mismo, me encontraba en mi habitación cuando observo como una pequeña silueta que parecía una luciérnaga entro por mi ventana, me pareció extraño ver una de día y más en estos lugares, pero al acércame ella se abalanzó sobre mí y después, ya me encontraba de este tamaño.
Piccoro: Igual me sucedió a mí, pero yo si pude sentir una presencia extraña emanar de esa cosa cuando la vi, era similar a la de este muñeco de felpa.
Kero: Oye!
Goku: Entonces no hay duda alguna, esta es obra de una de ellas. ¿cuál crees que sea?
Kero: No cabe duda que se trata de “Pequeño”- dijo al momento de cruzarse de brazos- Recuerdas que Grande hacia las cosas aumentar de tamaño? ¿entonces cual sería la carta que vuelve las cosas pequeñas? No hay que ser un genio para descubrirlo.
Goku: ¿Y que es lo que podemos hacer para que regresen a su estado normal?
Kero: Sellar la carta ¿qué mas?
Goku: Pero el problema es encontrarla.
Mr. Popo: De eso no deben breocuparse- añadió.
Goku: ¿Por qué no?
Piccoro: Conociendo lo que tu nuevo trabajo implica, y mientras llegaban hasta aquí, nos dimos en la tarea de “alistarla” para ti y que esto no llevase más tiempo del necesario.
Dende: Solo necesita de su “toque”- añadió.
Goku y Kero no mas se vieron entre ellos al no entender de lo que estaban hablando.
Mister Popo se cerco al recipiente que estaba cubierto y de un movimiento rápido quito la manta que lo cubría, dejando a la vista un recipiente de azúcar transparente, el cual aparte de poca azúcar había una pequeña silueta en su interior.
Kero: Es Pequeño!
Goku: ¿La atraparon ustedes?- pregunto extrañado observando la pequeña silueta que estaba aprisionada en aquel recipiente, no lucía muy feliz que digamos.
Piccoro: Que este pequeño no implique que haya perdido mis habilidades y que no pudiese atrapar a esta traviesa ¿verdad?- dijo preguntando a Pequeño que solo inflaba sus mejillas en signo de enfado.
Goku: Vaya que me quitaron un peso de encima tener que ir a buscarla.
Piccoro: Ahora séllala y terminemos con esto, no sabes lo que implica estar de este tamaño.
Dende: Sí… antes de que vengan más mantis- añadió.
Mr. Popo: Jamas me había dado cuenta de que el Templo esta infestado de tantos insectos hasta estar de estos tamaños- comento- Creo que tendremos que fumigar.
Goku: Bien solo debo sacar esta cosa y…- decía tanteando el interior del bolsillo de su pantalón en busca de lo que necesitaba.
Todos observaron la cara del saiya mientras continuaba buscando en su bolsillo, no les gusto nada su expresión.
Goku: Hummm… Creo que la deje en mi otro pantalón- dijo finalmente colocando la mano detrás de la cabeza. Todos cayeron hacia atrás.
Kero: Pero que torpe! Algo de un valor tan importante no debe olvidarse de esa manera!- dijo bastante molesto ante la mediocridad de este tipo que para su mala suerte podría ser su próximo dueño.
Piccoro: Habiendo tantos seres vivos en este planeta por que él tenia que ser sobre quien recaería tal responsabilidad?- pregunto en voz alta- Creo que hasta Vegeta haría mejor trabajo.
Goku: Que no cunda el pánico, solo debo regresar a casa y buscarlo.- dijo al momento de colocar la punta de sus dedos sobre la frente.
Kero: Y que paso con eso de que te lo tenían prohibido?- pregunto victorioso.
Goku: … Bueno… Milk no se va a enterar por mi. Vamos Kero!- dijo al momento de tomarlo no muy sutilmente y teletransportarse.

Montaña Paoz
Videl terminaba de tender la ropa de su pequeña hija. Cuando repentinamente una silueta apareció justo frente a ella.
Videl: ¿Suegro?- pregunto extrañada.
Goku: Ah… hola Videl!
Videl: ¿Qué lo trae por aquí?
Goku: Pues no.. nada en especial… solo quería ver si estaban todos bien por aquí…- dijo nerviosamente ocultando a Kero detrás de su espalda- ¿Lindo día verdad? Bueno, será mejor que me vaya, adiós!- dijo rápidamente al momento de saltar del balcón y caer como si nada al suelo.
Videl: Adiós suegro…- dijo Videl quien no tuvo la oportunidad de hablar ante la prisa aparente del padre de su esposo, pero ya se había acostumbrado a é y su forma de ser después de tantos años.

Goku no pudo teletransportarse directamente a su casa puesto a que no había nadie en ella quien le sirviera de guía, por lo que se vio en le necesidad de buscar una presencia cercana a ella y la de su nuera fue la única que estaba disponible.
Entro estrepitosamente a su casa directamente a su habitación buscando el pantalón que había usado el día anterior y en la madrugada en la que se vio en la necesidad de usar nuevamente para salir a hacerla de Card Captor.
Al no encontrarlos en la habitación, supuso que Milk los había puesto en el cesto de la ropa sucia, después de buscar en el interior de este encontró la prenda que buscaba, esperanzado de encontrar el dije.
Goku: No esta.
Kero: ¿Qué quieres decir con que no esta?
Goku: Que no esta… oh vaya, creo que lo perdí..
Kero: ¿Qué?! No puede ser posible que seas tan incompetente como para haberlo extraviado!
Goku: … No, espera solo un segundo…- dijo al recordar algo.
Recordaba que Milk siempre tendía a revisar los bolsillos de la ropa antes de echarla en este cesto, probablemente ella lo hubiese encontrado… Recordó de pronto que esta mañana ella le pregunto algo sobre si un artefacto era para ella, no le presto mucha atención y cuando lo observo no fue capaz de identificarlo, pero estaba tan soñoliento que no le importaba nada mas que volver a dormir y solo recordó que él había dicho “Sí”. Después recordó la nota y…
Goku: Oh no! Ya sé donde esta!- exclamo de pronto.
Kero: ¿Dónde muchacho, donde?- pregunto esperanzado.
Goku: Milk lo tiene!

En Ciudad Satan.
No había cosa que Milk no disfrutase más que ir de compras en los almacenes cuando es día de Rebajas, casi ninguna mujer puede resistirlo. Aunque es todo un campo de guerra esa clase de días en los almacenes, cientos de mujeres luchando por un mismo ideal, llevarse a casa ese día todas las prendas que pudiesen. Era todo un espectáculo para los fieles esposos que las acompañaban ese día y que ellos eran los encargados de resguardar el “botín de guerra” que en este caso serían las prendas de vestir o cualquier cosa que estuviese rebajado.
Pero Milk a aprendido con los años que Goku no era apto para dejar tanta responsabilidad sobre él, siempre terminaba cediéndoselos a alguna otra mujer que lograba hacerlo tonto… algo no muy difícil de hacer han de pensar muchos…
Por lo que prefería hacerlo sola o ya sea en compañía de Gohan o Goten, pero Goten se había perdido, seguramente debía estar detrás de alguna chica linda… sin duda alguna se le figuraba más hijo de Yamcha que de Goku… (¿por eso será? OO°)
Goku: Ahí esta- dijo al divisar a la mujer que buscaba, permaneciendo detrás de una pila de ropa que le servia como refugio.
Kero: ¿Y que se supone que harás?- pregunto.
Goku: … Intentare algo drástico, será la única manera así que escúchame bien…

Milk finalmente había salido victoriosa de aquel torbellino de señoras histéricas pro conseguir algo en la sección de Rebajas.
Se disponía a ir a la caja, cuando al pasar por una pila de ropa sintió como una mano se postro sobre su hombro, deteniendo su marcha, pero cual fue su sorpresa al voltear…
Milk: ¿Goku? ¿pero que haces aquí?- pregunto extrañada.
Goku: Hola Milk… bueno, es que estaba en casa y fue cuando decidid venir a verte- respondió nerviosamente.
Milk: Sé que no te agrada venir a estos lugares, por eso no te insistí.
Goku: … Te extrañe al verme en casa solo- dijo.
Repentinamente Milk sintió como el brazo de su esposo la tomo por la cintura, atreyendola hacia él.
Milk: .. Bueno… si hubiese sabido que te pondrías así, te hubiese traído conmigo desde el principio- añadió un poco nerviosa.- ¿Leíste mi nota?
Goku: Cada palabra…- añadió.
Milk: Entonces ¿qué opinas? ¿cómo luce?
Efectivamente Goku observo como el dije que necesitaba para seguir en su papel como Card Captor colgaba del cuello de su esposa… No podía desairarla diciéndole que había sido un error y que no lo había comprado para ella, de seguro lo dejaría sin cenar durante una semana o dos! Por lo que debía ser mucho mas creativo para recuperarlo.
Goku: Tu cuerpo esta hecho específicamente para que todo lo que uses se vea bien- dijo.
Milk: Goku… me apenas…
Goku: No sé porque pero… al ver tantas parejas iguales a nosotros…
Milk: ¿Si?- pregunto sonrojada.
Goku: Me dan ganas de… hacer esto…- dijo al momento de cubrir los labios de Milk con los suyos.
Milk se sorprendió, puesto a que Goku no era muy amante de estar mostrándole sus sentimientos en publico, y menos en un almacén donde muchas personas pudiesen verlo, si era difícil que lo hiciera en la privacidad del hogar ¿por qué ahora este cambio? Se preguntaba. Bueno, fuese cual fuese era lo de menos, inconscientemente Milk ya había rodeado el cuelo de su esposo con sus brazos y dejarse llevar por tal muestra de afecto olvidándose por completo de en donde estaban.
De entre un estante de ropa, la silueta de Kero emergió, acercándose con cuidado a la pareja que se encontraba en tal escena, no pudo evitar sentirse apenado por ver eso, al igual que Goku no pudo evitarlo al ser visto en tal acción por la criatura mágica.
Kero se acerco y comenzó a deshacer el nudo que mantenía el dije sujeto al cuello de Milk lo mas cuidadoso que pudiese ser, pero bueno estaba en una clase de trance mientras aquel beso la tenia en las nubes, por lo que no sería muy difícil, o por lo menos eso es lo que ambos esperaban que sucediera.
Milk: ¿Qué fue eso?- dijo al momento de sentir como la cola de Kero resbalo por su cuello, atrayendo su atención, separando sus labios de los de su esposo quien tomo la iniciativa y coloco rápidamente su mano libre detrás del cuello de esta, teniendo cuidado de no intervenir en la tarea de Kero y volviendo a juntar los labios de él con los de ella.
Al sentir la mano de Goku, penso que se había tratado de él por lo que no le vio importancia y el beso continuo.
Para la fortuna de los dos, Kero finalmente tenia la llave mágica de regreso, volviendo rápidamente a esconderse.
Al ver esto Goku termino con el periodo de romance.
Milk: ¿Qué pasa?- pregunto desconcertada ante lo repentino que fue.
Goku: Hummm acabo de olvidar que… deje la lavadora trabajando y si no regreso pronto de seguro habrá una inundación en la casa- dijo inocentemente.
Milk: Pero que despistado eres… Si esta bien, regresa y rápido porque no quisiera regresar a casa y encontrarme con la inundación que dices.- dijo autoritariamente.
Goku: De acuerdo.
Milk: … Tal vez y podamos concluir en casa con lo que empezaste aquí- dijo pícaramente.

Templo Sagrado.
La silueta de Goku y Kero volvió a manifestarse frente a los tres que fueron encogidos por Pequeño.
Goku: Ya volvimos- dijo con báculo en mano.
Kero: Al parecer tuvieron un poco de problemas…- dijo al ver un par de cucarachas sobre la mesa que parecían bastante aturdidas.
Piccoro: Solo son unos bichos que buscaban su almuerzo- comento.
Dende: ¿Es mucho pedir que se apresure señor Goku? Estar de este tamaño es muy cansado.
Goku: Esta bien, ya solo falta que haga esto y…- dijo al momento de acercar el bastón a donde estaba Pequeño, el cual sonrio puesto a que finalmente saldría de este recipiente y dejaría de escuchar las conversaciones de aquellos tres que lo habían atrapado y ya comenzaban a fastidiarlo, cualquier lugar, incluso dentro del sello, sería mejor que permanecer aquí.- … listo.- dijo al tener la carta en mano.
Repentinamente se escucho un tronido, al momento en que la mesa de madera no fue capaz de aguantar el peso de los tres ya vueltos a la normalidad, cayendo uno sobre el otro.
Goku: Uff, por fin termino esto- dijo al dar un suspiro de alivio.
Piccoro: A, no, esta comenzando. Aun tenemos un poco que hablar- dijo al ponerse de pie.

Minutos después…
Goku: Y ahora que ustedes lo saben… bueno que lo sabían desde un inicio y yo no lo sabia, pero que ahora yo si sé que si saben ¿qué harán?- pregunto.
Piccoro: ¿Qué se supone que debemos hacer?- pregunto extrañado- Veras simplemente la aparición de estas Cartas en este planeta es demasiado extraña, ni Dende ni yo podemos explicarte como es que están aquí si lo que dicen de que viajaron de una dimensión a otra sea cierto… Por el momento no queda más que continúes con lo que empezaste… Pero ¿por qué siempre tienes que traer tantos problemas a este planeta?
Goku: Mala suerte?- pregunto colocando una de sus manos detrás de la cabeza.
Piccoro: Sea lo que sea será mejor mantenerse alerta, sencillamente todo esto me da un mal presentimiento. Por lo que resta, solo continua haciendo lo que el muñeco de felpa te diga, al parecer es el que tiene mas experiencia en esto que tu o yo juntos. Luego veremos que pasa.
Goku: De acuerdo, eso haré. Bueno será mejor que me marche porque si Milk llega primero que yo a casa… de seguro ira a pensar mal… Kero ya vámonos!!
Kero se encontraba hablando con Dende a unos cuantos metros de aquellos dos y al escuchar el llamado del saiya, ambos se acercaron a ambos “adultos”.
Kero: Hasta pronto, espero volver a verlos- añadió al subir al hombro de Goku.
Dende: Adiós Kerberos.
Goku: ¿Por qué no le dices Kero, es mucho más apropiado para él estando de esta forma?
Kero: Tu cierra la boca.
Goku: Bien, nos veremos en otra ocasión y disculpen los contratiempos que causo la carta- dijo para después teletransportarse y desaparecer.
Dende: Señor Piccoro… ¿le menciono algo al Señor Goku sobre los otros dos individuos?- pregunto.
Piccoro: No… no lo hice… Dende, creo que no es l momento de que Goku se fije mucho en ellos, no creo que tengan malas intenciones…
Dende: Pero la presencia de esa mujer y esa criatura…
Piccoro: Lo único de lo que estoy seguro Dende es que no debemos entrometernos en esto, hay que dejarlo a manos de ese atolondrado aunque no me agrade la idea…

Nuevamente Goku se había teletransportado y aparecido frente a Videl… Dos veces en un día ya era extraño penso, pero al ser la única cercana por el momento a su casa no tenia elección mas que acostumbrarse.
Kero: Ese tal Dende es una buena persona- comento en dirección a la residencia Son mientras Goku caminaba, no tenia mucha prisa.
Goku: ¿Ahora entiendes como es que él si acostumbra a ir a fiestas?- pregunto.
Kero: Las deidades en mi mundo no son iguales en nada a las de este planeta… Ni siquiera se dejan ver, los humanos o seres de donde yo vengo son incapaces de interactuar con ellos.
Goku: Me gustaría algún día conocer el mundo del que vienes, solo para ver con mis propios ojos lo diferente que dices que son.
Kero: Te irías para atrás… créeme. Tal vez, algún día puedas hacerlo.
Goku: Tal vez Kero… Tal vez…

Capitulo Siguiente

Capitulo Anterior

Regresar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s