CCG 04

Card Captor… ¿Goku?

Por Ulti_SG

ulti_sg@hotmail.com

Capítulo 4
El Dilema de Carrera

Kero: No lo pierdas de vista!- exclamo el guardián mientras se aferraba fuertemente de las ropas del saiyajin mientras este volaba a una gran velocidad.
El sol se estaba poniendo ya, mientras que Goku volaba bajo sobre las copas de los arboles, sin despegar la vista de una silueta cuadrúpeda que corría a una velocidad impresionante entre el bosque.
La carta Carrera (Dash) corría velozmente de aquel hombre del cual intuyo quería atraparlo, apresarlo nuevamente dentro del confinamiento de una carta.
Goku estaba ciertamente sorprendido de que esa criatura tuviera esa velocidad tan increíble, le costaba mucho trabajo seguirlo a la misma velocidad.
Kero: Jamas podrás atrapar a Carrera con tus propias manos, debes usar una carta!- decía cuidando de no soltarse de las prendas del saiyajin ya que de ser así de seguro jamas lo alcanzaría ya que en su identidad falsa su velocidad no es mucha.
Goku: ¿De verdad lo crees? ¿Cuál crees que convendría usar?
Kero: Mmm bueno eso es algo que debes pensar tu ¿no lo crees?
Goku: ° no eres de mucha ayuda ¿lo sabias?
Kero: Vamos piensa, no siempre voy a estar contigo en estos casos, trata de usar tu cerebro… algo que me temo no haces muy seguido de seguro ¿verdad?
Goku: ° ¿qué tratas de insinuar con eso?!
Kero: Nada, nada, olvídalo, solo concéntrate en Carrera sino se nos escapara!
Goku lo penso por unos momentos, a decir verdad no gustaba de usar las Cartas para atrapar a otras cartas… Si se trasformara en Super Saiyajin tal vez… Nah, estaba seguro que Kero se moriría de la impresión si lo hiciera sin mencionar que seguramente la Carta se asustaría; por lo que determino que sería preferible usar una, Viento.
La silueta de Viento emergió de la carta y a una gran velocidad logro darle alcance a Carrera, a quien envolvió con su viento, elevándolo por los aires.
Kero: Ya lo tienes!
Goku se detuvo muy cerca de donde Carrera forcejeaba por liberarse, el saiyajin noto su desesperación por escapar de él.
Kero: Pero que estas esperando?- pregunto al ver la indecisión de su compañero.
Goku: … Tu me dijiste hace tiempo que, las cartas tienen vida propia… por lo tanto también tienen sentimientos… A decir verdad Carrera es la carta que más se ha rehusado a hacer atrapada… creo que ama su libertad más que nada y se ve a simple vista que no quiere ser atrapado, solo míralo lo arduo que lo intenta- añadió seriamente.
Kero: … ¿no me digas que piensas dejarlo ir?!- pregunto al intuir lo que haría.
Goku intento tocar a Carrera, mas este lanzo una rápida mordida que por poco y alcanzaba la mano del saiyajin, observo los ojos de la pequeña criatura y observo aquel miedo, confusión y rencor que estos irradiaban.
Goku: Es la primera carta que me mira de esa manera… – murmuro- Viento… lleva a Carrera hasta el suelo y regresa- ordeno.
Kero: No seas tonto, no pierdas esta oportunidad de oro!- intento persuadirlo una vez más.
Lentamente Carrera fue liberado por aquel viento que lo aprisionaba y volvió de nuevo a la superficie, parecía extrañado ya que a pesar de tener la oportunidad de escapar libremente permaneció quieto observando a aquel hombre, pero momentos después su pequeña silueta se había perdido nuevamente entre el boscoso bosque.
Kero: Eres un torpe!- exclamo aparentemente molesto- Debiste atraparlo cuando tuviste la oportunidad! Ahora ya se fue y de seguro jamas volverás a tener una oportunidad así y todo por ese exceso de amabilidad que tienes!!!!
Goku: Tranquilízate Kero, sé que no me entiendes pero, con las experiencias que he tenido con estas criaturas sé que algunas de ellas aman su libertad más que nada y Carrera más que ninguna… Me atrevo a pensar que cada una de estas- dijo al momento en que saco las que tenia en su poder- Permanecen a mi lado porque les he demostrado algo… algo que esta fuera de mi alcance de entender ahora… pero ellas lo saben muy bien… eso es lo que siento… por ejemplo, cuando conocí a Poder, ella me miro de una manera en la que me trasmitió alegría y que estaba dispuesta a venir conmigo… pero cuando vi la mirada de Carrera, era todo lo contrario, se que hay unas cartas que no voy a poder lidiar con ellas por las buenas pese a tener estas clases de ideas pero… cuando tenga la oportunidad de hacerlo lo haré… y Carrera me pareció una de ellas…
Kero: Goku… definitivamente no entiendo tu manera de pensar… eres muy diferente a todos los Card Captors que conozco… pese a no estar muy de acuerdo contigo ni hablar, tú eres el que decide en estos casos- dijo cruzándose de brazos como demostrando desaprobación- Pero luego no me culpes si al no reunir todas las cartas una desgracia se abalance sobre ti y todo este mundo- penso.

La silueta de Carrera se deslizaba entre las sombras boscosas, se detuvo junto ante el cause de un pequeño arroyo para saciar su sed, una sed que su forma física le obligaba saciar.
Fue entonces cuando escucho unos sonidos extraños emerger de los arbustos que estaban del otro lado, sin mucho esfuerzo dio un ligero salto para cruzar, se acerco cautelosamente de donde emergían aquellos sonidos, que parecían pequeños sollozos, los cuales aumentaban su intensidad a cada paso que daba. Tímida y cautelosamente asomo su pequeña cabeza y observo una pequeña silueta humana que estaba sentada en el suelo, aparentemente llorando.

La pequeña niña de cabello castaño, recogido por una coleta, lloraba levemente mientras abrazaba con fuerza sus piernas, donde ocultaba su rostro. Levanto un poco el rostro para poder limpiar las lagrimas que se escurrían sobre sus pecosas mejillas. Sus grandes ojos de colores cafés se concentraron en la extraña silueta que asomaba su cabeza por entre los arbustos.
– “… Hola”- murmuro la pequeña de 6 años al verlo.
La cabeza de Carrera volvió a los arbustos tímidamente.
– “Espera, no te vayas”- dijo rápidamente.
Para su beneplácito, Carrera volvió a asomarse, sentía curiosidad ante la pequeña, le recordó a otra niña que alguna vez conoció, que lo cuido cuando estaba herido cuando un Card Captor había intentado capturarlo.
La niña observo maravillada la pequeña criatura que poco a poco emergió de entre los arbustos, tanto que se había olvidado del porque de su llanto. Parecía un pequeño zorro ¿o un cachorro o un lobezno?, bueno, eso era lo de menos, poseía un hermoso pelaje plateado/morado, unos ojos hermosos de color azules, tan azules como la piedra que adornaba su frente.
Lentamente extendió su mano hacia él por lo que Carrera dio un ligero salto hacia atrás, más la pequeña no bajo su brazo.
– “Ven aquí… no voy a lastimarte”- dijo amablemente- “¿Tienes hambre?”- pregunto al momento en que comenzó a buscar algo de entre su pequeño bolso que colgaba de la cintura de la cual saco una pequeña galleta, la cual se la ofreció a su nuevo amigo.
Ninguna carta comía comida, solo se alimentaban de energía mágica, pero al estar en sus formas físicas su cuerpo les daba la necesidad de hacerlo. Olfateo un poco la galleta, la cual momentos después tomo de la mano de la pequeña y la devoro en unos instantes.
– “Veo que tienes apetito”- dijo- “Jamas había visto a un animalito como tu… Pareces un pequeño lobezno ¿qué es lo que haces aquí, te perdiste al igual que yo?”- pregunto.
Carrera termino de comer aquella galleta y lentamente se acerco más a la pequeña, observo su rostro cubierto por lagrimas y sin pensarlo dos veces se acurruco entre los brazos de esta.
– “Eres un animal muy bonito”- dijo al acariciar su suave pelaje- “Creo que no tienes dueño… puedes quedarte conmigo si no tienes a donde ir, estoy seguro que la hermana Cecilia no se opondrá a que te quedes con nosotros… claro, si puedo salir de aquí…”- murmuro tristemente.
– “Solo llevo un mes en lo que ahora es mi hogar… y aun no conozco bien los alrededores”- hablaba a Carrera, creyendo fuertemente que escuchaba y entendía sus penas- “… por eso me perdí, no conozco bien este lugar… me da miedo estar sola snif… quiero regresar a casa…”- dijo al momento de comenzar a llorar de nuevo.
Carrera observo las lagrimas emerger de nuevo y en un intento de que cesaran lamió el rostro de la pequeña, la cual al sentirlo le dieron muchas cosquillas y no pudo evitar el no reír.
– “Hahaha ya basta pequeño, ya basta” “Mi nombre es Jill, y si vas a quedarte conmigo lo mejor es que te ponga un nombre…. Mmm ¿cuál será el indicado?… ¿Qué te parece Mimi?
Carrera realizo un gesto muy peculiar el cual reflejo que no le agrado para nada.
– “Bueno entonces … ¿qué tal Drake?, como el de la historia que nos contó la hermana Cecilia”
Como si lo hubiera aprobado volvió a lamer el rostro de Jill, para después dar un ligero salto y comenzar a olfatear el aire y el suelo.
– “¿Qué es lo estas haciendo?”- pregunto al momento de ponerse de pie”
Puede que Carrera sea una criatura mágica, pero al estar en ese forma cuenta con todas las características animales que esta le brinda, algo como el “rastreo”.
Caminó lentamente hacia la izquierda, para después detenerse y lanzar una mirada a su acompañante.
– “¿Quieres que te siga?”- pregunto al intuirlo.
Carrera simplemente camino nuevamente e hizo lo mismo.
– “Tomare eso como un si”

Sencillamente Kero no entendía a Goku, a decir verdad Sakura no se metía en tantos dilemas como este nuevo Card Captor lo hace… Entendió a la primera que debía atrapar cada carta, no importa cuanto luche o se zarandee… Pero en parte Kero debió darle crédito a que piense de esa manera y que tenga esa clase de atenciones hacia las criaturas mágicas, inclusive hacia él… Pero aun así no creía correcta la decisión que tuvo con Carrera, es peligroso que las Cartas anden sueltas sin que nadie les ponga sus limites, no era recomendable, por la seguridad de las personas con las que pueda llegar a toparse…

Se levanto del suave cojín en el que estaba sentado y voló hacia la ventana, para ver si había indicios de Goku con su alimento, a decir verdad estaba muriendo de hambre y odiaba pensar tanto con el estomago vacío como lo estaba haciendo momentos atrás.
Volvió nuevamente y tomo asiento, encendiendo el pequeño televisor que su nuevo compañero en la búsqueda de las Cartas le había patrocinado.
Pocos momentos después escucho los ligeros pasos de alguien entrar cuidadosamente al recinto, procurando que nadie lo hubiese visto entrar con una charola llena de comestibles.
Kero: Vaya, ya era hora- dijo al comenzar a levitar y tomar asiento sobre el templete de la mesa.
Goku: Lo siento, pero Milk me entretuvo mucho- aclaro al momento de poner la charola sobre la mesa, la cual estaba llena de pastelillos en especial.
Kero: Yum! Se ven deliciosos!!!!- dijo impaciente por comenzar a comer.
Goku: Aproveche a que Milk esta preparando muchos de estos pastelillos y te traje unos pocos, seguramente no lo notara- comento al tomar asiento en la silla.
Kero: Se ven muy apetitosos… ¿y a que se debe que este haciendo tantos?- pregunto al momento de acercarse a uno de ellos.
Goku: Lo que sucede es que Milk, en cada Festival que organiza la comunidad de la montaña Paoz, es voluntaria en la venta de esta clase de postres, por lo que un día antes siempre cocina todos los postres que puede.
Kero: Ya veo… Yum se ve que es una buena cocinera, ahora con tu permiso, a comer!!!- y sin esperar más le dio una gran mordida al trozo del pastel de chocolate que estaba frente a él, pareció saborearlo gustosamente pero tan rápido como bino ese gesto…
Kero: ….. T_T Esta cosa esta muuuuuy dulce- dijo con desagrado al momento de verse obligado a pasar el pedazo de pastel por su garganta.
Goku: ¿Qué? ¿Acaso no te gusto?
Kero: Esta cosa esta sumamente dulce! Uno se volvería diabético si se come uno de ellos!
Goku: ¿De verdad?…. ¿qué es ser “diabético”? OO°
Kero: ……… Olvídalo…
Goku tomo un pastelillo diferente y lo probo, causándole el mismo efecto que provoco con Kero.
Goku: Iack!, si que sabe feo- concordó- Creo que Milk esta perdiendo su “toque” en esto.
Kero: Me estoy muriendo de hambre pero no sería capaz de comer ninguno de estas cosas tan dulces.
Goku: Ni hablar, te prometo que te traeré algo más, no tardo.

Goku: Oye Milk, creo que debes tener mucho más cuidado a la hora de medir bien la cantidad de azúcar que usas en cada mezcla- dijo al momento de cruzar por el umbral de la cocina, percatándose de que Milk parecía bastante estresada por alguna extraña razón, adornada con una cara de pocos amigos, por lo que prefirió guardar silencio.
Milk: No lo entiendo… – murmuro al borde de estallar- Ah! Esta es la cuarta vez! T_T ¡¡por que?! BUUAAA.
Goku: OO° Oye Milk… ¿estas bien?
Milk: ¿qué si estoy bien? ¿qué si estoy bien?! ¿Me veo como si estuviera bien?!!!!- exclamo irritada.
Goku: OO° Bueno, bueno pero no te enojes… mmm ¿pero que sucede?
Milk: Cada vez que intento hornear mis postres, estos al finalizarlos terminan muy dulces BUUAAA Incomibles para alguien sano! BUUAA.
Goku: Segura que estas midiendo bien el azúcar?- pregunto.
Milk: Por supuesto que sí! ¿Qué acaso crees que estoy ya muy vieja como para equivocarme en esa clase de cosas?!
Goku: No, no, yo solo preguntaba…. Pero esto si que es extraño.
Milk: No sé lo que pasa… pero ya estoy muy cansada, todo el día tratando de que alguno de ellos salga bien- suspiro- Pero debo seguir intentándolo, uno de los puestos más solicitados son los de mis postres y no defraudare a esos niños- dijo al recobrar fuerzas en sus palabras.- Muy bien intento numero 5 aquí vamos- dijo al momento de atar mas fuerte el mandil que la cubría.- Goku! No te quedes ahí parado, ayúdame, necesito que me traigas más harina, chocolate, vainilla, crema….- y así Milk dio todo una lista de ingredientes que el saiyajin intentaba por lo menos memorizar la mitad de ellos.

Cada año, en esta época, es tradición de la comunidad de estos alrededores, el de organizar un evento parecido a un Festival, en el cual todos los vecinos y las personas que habitan la Montaña Paoz cooperan en su realización, todo el dinero que se colecta ese día es donado al pequeño orfanatorio que se levantaba cerca de algún lugar de la zona; es una clase de caridad, muchos pensaran, pero también con ello se presenta la oportunidad de convivir entre/y con los vecinos… algo de lo que bueno, Goku no esta muy acostumbrado.
Cada año veía a Milk trabajando siempre un día antes en la elaboración de sus postres, vaya que si lo recordara ya que siempre le reserva un par de docenas especiales para él, vaya con tan solo pensarlo se le hacia agua la boca. A decir verdad Milk tenia mucho éxito en ese evento, tal vez el puesto de los postres era uno de los mas solicitados, y no estaba de más, debía admitir que Milk hacia exquisitos pastelillos, galletas, y toda clase de platillos.
Pero era extraño que ahora le este sucediendo esto… era extraño, sabia de antemano que ella era muy cuidadosa cuando de cocinar se trata, definitivamente algo raro estaba pasando…

– “Buenas tardes Goku”- saludo la joven al escuchar los cascabeles al momento en que la puerta se cerro al paso de un nuevo comprador.
Goku: Hola Kaho! ^^ Gusto en saludarte- dijo correspondiendo al saludo.
Kaho: Tenia tiempo que no te veía por aquí.
Goku: Bueno… tenia muchas cosas que hacer- dijo al momento de colocar una de sus manos detrás de la cabeza.
Kaho: ¿Y bien? ¿Qué es lo que se te ofrece?- pregunto amablemente.
Goku: Con “la fiebre de los pastelillos” por el Festival que tiene Milk, me envió por más ingredientes- comento.
Kaho: Comprendo. De cualquier forma yo paso por lo mismo- añadió.
Goku: ¿Tu también?
Kaho: Bueno, llevo poco tiempo viviendo aquí, y creo que puedo ayudar en algo, además será una gran oportunidad de conocer más de cerca a los vecinos ¿no crees? Solo espero que vayan a agradarles lo que he preparado… a decir verdad no soy muy buena cuando de cocinar se trata- comento.
Goku: Vamos, no puedes ser tan mala ^^
Kaho: Oh, y hablando de cocinar eso me recuerda que deje un par de cosas en el horno. Puedes tomar todo lo que necesites mientras regreso ¿esta bien?

Vaya que olía delicioso.
Mientras escogía los ingredientes que recordó, se percataba del aroma que probablemente los postres de Kaho desprendían.
El pequeño local, formaba parte de la construcción que era la casa de la joven por lo que el aroma con el cual estaba impregnado la cocina podía filtrarse fácilmente hasta esa zona.

Goku: Entonces ¿te veré mañana?- pregunto ante de salir.
Kaho: Por supuesto. ¿Y cual crees que es el veredicto?
Goku: Bromeas? Sabían igual o incluso más deliciosas que las de Milk, pero no vayas a decir que yo lo dije, seguro me mataría OO°.
Kaho: Ha ha ha te lo prometo.
Goku: Bueno, mejor me apresuro, gracias por las galletas, yum! Estaban deliciosas y seguramente a Kero también le gustaran- dijo inconscientemente.
Kaho: ¿Perdón?
Goku llevo una de sus manos a cubrir su boca al percatarse de lo que había dicho.
Goku: Eh… este quise decir, que a Milk le encantaran n_n°- dijo con aparentes nervios- Nos vemos mañana- dijo al momento de dar media vuelta y comenzar su camino de regreso a casa.
– “… Recuerda que el peor enemigo del dulce son los condimentos…”
Goku volteo incrédulo al escuchar esa ultima frase proveniente de la mujer pelirroja, pero al voltear simplemente observo como ella volvía de nueva cuenta al interior de la edificación. No entendió a que se debió eso ultimo… ¿por qué lo habría dicho?… Bueno, no era momento para tomarle mucha importancia… o por lo menos eso era lo que él creía.

Antes de entrar por el umbral que era su hogar, paso de nueva cuenta a donde había dejado esperando a un Kero hambriento quien estaba molesto por la tardanza de su almuerzo, pero al momento de tan solo ver el paquete de galletas que llevaba en una de sus bolsas todo quedo en el olvido; pero para su mala suerte el guardián no dejo ni una sola… vaya todo indicaba que Kero podía comer cantidades similares a las que él acostumbra a comer, si se le daba la oportunidad.

Al momento en que toco la manija de la puerta principal para entrar, sintió una presencia en el interior no era de Milk ni de Goten por lo que imagino que se trataba de alguna de las criaturas mágicas, por lo que entro rápidamente.
– “NO NO NO, ¿Cómo puede ser posible?!- exclamo una voz casi histérica proveniente de la cocina.
Goku: Milk! ¿Estas bien?- pregunto al entrar rápidamente.
Milk: Claro que no estoy bien! Otra vez se echaron a perder!!- decía bastante molesta refiriéndose a sus postres.
Goku: ¿Otra vez?- se pregunto, vaya que ahora si le resultaba sumamente extraño.
Observaba con detenimiento el lugar en busca de algún indicio de la posible carta que estaba por aquí, no observaba nada fuera de lo común, pero aun podía sentir la energía que posiblemente la criatura había dejado durante su estadía.
Milk: (suspiro) Ah vaya… no tengo ánimos como para volver a intentarlo…- dijo un poco deprimida.
Goku: Vamos Milk, no es momento de darte por vencida, es decir tu siempre eres muy tenaz cada vez que quieres superarte en algo, no creo que esta vez tus pastelillos vayan a vencerte- comento.
Milk: (suspiro) Estoy un poco cansada… después de todo prácticamente durante todo el día lo he intentado.
Goku: Arriba esos ánimos!- dijo al momento de poner sus manos sobre los hombros de la mujer- Seguramente ese cansancio es lo que no te permite hacer las cosas bien- dijo- Por qué no vas y descansar un poco, toma un baño, seguramente eso te reanimara ¿no lo crees?
Milk: … Bueno… sí creo que tienes razón..- añadió no muy convencida.
Goku: Te aseguro que cuando regreses todo saldrá bien, ya veraz, es más yo te ayudare un poco.
Milk: ¿Tú? Pero si tu no sabes.
Goku: Te he visto hacerlo un millón de veces, no creo que sea tan difícil, tu confía en mi- dijo mientras empujaba levemente por la espalda a su mujer para que se retirara a descansar.
Milk: Pero solo vas a desperdiciar ingredientes- comento.
Goku: Que poca fe me tienes .

Goku: ¿La Carta “Dulce”?- pregunto incrédulo.
Kero: Seguramente ella es la responsable de esto… la verdad jamas me vino a la mente esa posibilidad pero todo tiene sentido, a Dulce le encanta endulzar las cosas. Además este lugar esta impregnado por su esencia mágica aun después de marcharse.
Goku: ¿Nada más eso hace, endulzar?- pregunto extrañado.
Kero: Ya te he dicho muchas veces que existen diferentes tipos de cartas, unas pueden ser muy devastadoras, pero hay otras que sus habilidades son bastante sencillas, como en el caso de Dulce… pero tiende a hacer muchas travesuras como esta, la ultima vez hizo algo parecido.
Goku: ¿Y como la atrapamos?
Kero: Bueno… seguramente Dulce debe seguir merodeando por aquí, eso es lo que comúnmente hace cuando encuentra a una víctima para sus travesuras, podemos atraerla si ve más postres de esta clase por aquí.- explico.
Goku: Pero hay que hacerlo pronto ya que Milk no tardara en volver y ¿cómo explicarle que una criatura mágica que yo libere es la responsable de arruinar todos sus intentos? Seguramente me mataría… o ya de perdida pensara que me volví loco- comento.
Kero: Primero necesitamos una carnada… mmm ¿no tendrás algo por aquí que podemos usar?
Goku: mmm creo que debe haber algo en la nevera.- dijo al momento de abrirla- ¿Tu crees que sirva algo de aquí?
Kero echo un vistazo en el interior de esta y vaya que había comida de toda clase en esa enorme nevera OO°.

Goku: Oye Kero ¿de verdad crees que esto vaya a funcionar?- pregunto en voz baja observando desde afuera el interior de la cocina por el pequeño espacio de la puerta entreabierta de esta.
Kero: Por supuesto que funcionara, ya lo veras, cuando Dulce percibe alimentos de esa clase que preparamos no puede resistir el realizar sus “encantos” en ella.- aclaro al estar sobre los cabellos alborotados del saiyajin.
Goku: Pero ¿qué sucederá si Milk regresa antes o en plena aparición de la carta?
Kero: Eso si que sería mala suerte- comento- Mmm ¿qué tal si utilizas a Sueño?
Goku: ¿Sueño? ¿Pero tu crees que funcione en ella?
Kero: Sueño puede dormir a cualquiera, a excepción de las personas que posean alto rendimiento de poderes mágicos, como en nuestro caso, y las cartas.
Goku: Esta bien, creo que es buena idea.- dijo al momento de llevar su mano a su bolsillo y extraer el pequeño dije, y ya sin decir nada solamente concentrándose, un báculo apareció entre su mano.
Goku: No sabes como me alegra el haberme dado cuenta que no tengo que recitar esa frase tan cursi- comento- Bien, Sueño, te lo encargo- extrajo la carta de Sueño y con tan solo haberla acercado al artefacto mágico la silueta diminuta de Sueño emergió de esta.

Milk secaba su cabello oscuro después de haber tomado ese baño, vaya que su esposo tuvo razón al respecto, sin embargo ya había notado con anterioridad que él estaba comportándose de una manera bastante misteriosa… O tal vez solo sea su imaginación, aunque le era extraño el hecho de él dijera que la ayudaría un poco… que ella supiera no era un experto en la postreria, sabia que sabia cocinar, algo que le fue muy difícil enseñarle, pero el que persevera alcanza y finalmente logro que Goku aprendiera a cocinar. Le dio un poco de gracia al recordar algunas escenas que se le vinieron a la mente que sucedieron durante todo ese adiestramiento… upps digo, “entrenamiento”.
Se levanto rápidamente, y se dispuso a regresar a la cocina, quería ver que es lo que había hecho su querido esposo, fuese lo que fuese, rogaba por no encontrarse con el sitio todo hecho un asco o peor aun que el horno hubiera explotado y dejara todo el lugar cubierto de hollín como la ultima vez… Pero repentinamente, antes de salir sintió como sus párpados comenzaron a pesarle, seguido por un largo y prolongado bostezo; esto si que le resulto extraño, hace unos momentos estaba toda refortalecida pero ahora… no pudo evitar caer sobre la suave superficie de la cama y quedar sumida por el intenso sueño que se abalanzó sobre ella.

Kero: Ya no hay necesidad de que te preocupes, Sueño hizo un gran trabajo- dio mientras levitaba en dirección hacia el saiyajin después de haberse cerciorado de que Sueño hubiese realizado bien su labor- ¿Ah habido algún cambio?
Goku negó con la cabeza.
Kero: Bueno, en este trabajo uno debe ser muy paciente… Yum ver tanta comida junta en esa mesa, hace que se me habrá el apetito.
Goku: Ya somos dos… Mmm? ¿pero que es eso?- pregunto incrédulo al ver como una pequeñita silueta parecía titubear al entrar o no a la cocina por la pequeña ventana, la cual estaba abierta a propósito para que entrase.
Kero: Es Dulce- dijo en voz baja.- Muy bien, es momento de actuar.
Goku: … Tiene mucho parecido con Sueño y Luces…- penso
La pequeña Dulce observo tanta comida en el interior de aquel sitio que ya había tenido la oportunidad de visitar con anterioridad por lo que no pudo resistirse a hacer sus “gracias” de nueva cuenta con ella. Antes de entrar observo cuidadosamente el lugar, para que no hubiera moros en la costa, al no verlo, dejo escapar una risita bastante risueña al momento de entrar, acercándose rápidamente al tablón y disponiéndose a endulzar… ya que es toda una experta en la materia.
Con su pequeña varita polvoreaba los alimentos con el polvito que mágicamente emanaba de este, a decir verdad se veía bastante linda mientras lo hacia, tal pareciera que lo disfrutase mucho.
Se detuvo un momento cerca de una gelatina de un color rojo que le servia como espejo haciendo gestos que reflejaban un poquito de vanidad, pero fue entonces que en el mismo reflejo observo un par de, comparadas con ella, enromes manos que la rodearon y estaba a punto de atraparla.
Goku: Ya te tengo!- dijo al momento de juntar sus palmas segurisimo de haberla atrapado, pero cual fue su sorpresa al momento de sentir como lo que sujeto se deshizo entre sus manos, el saiyajin observo incrédulo sus manos observando como una sustancia roja las adornaba… algo que logro que pensara lo peor…
Goku: AAHH!! NO PUEDE SER! MATE A LA POBRE DE DULCE!!- exclamo bastante exaltado sin quitar la vista de sus manos- NO MEDI BIEN MIS FUERZAS Y LA APLASTE!! LA HICE PURE!! POBRECITA!! T_T.
Kero: Eh, Goku….- lo llamo pero el exaltado del saiyajin lo cortaba.
Goku: SOY UN ASESINO! NO IMAGINE QUE ESA COSITA FUERA A SER TAN DELICADA!
Kero: Goku, oye….
Goku: NO KERO NO TE MOLESTES CONMIGO NO FUE MI INTENSIÓN DEBERAS!!
Kero: Pero Goku solo se trataba de…
Goku: YO SÉ QUE DIGA LO QUE DIGA NO LA HARA REEGRESAR PERO….
Kero: SOLO SE TRATABA DE UNA GELATINA!!- lo interrumpió esta vez bastante exaltado.
Goku: … Una… una gelatina?- pregunto incrédulo.
Kero: EXACTO!!!
Goku no apartaba su vista de ambas manos, probo un poco de aquella sustancia rojiza que había en ella y…
Goku: Oh vaya si tienes razón solo es gelatina jajaja y yo que ya había pensado que la había hecho papilla la pobre- dijo al momento de poner una de sus manos detrás de la cabeza.
Escucharon unas leves risitas que provenían cerca de donde ellos se encontraban, era Dulce quien veía bastante divertida la escena de su presunta muerte.
Kero: Ahí esta no dejes que se vaya!!
A pesar de que el espacio de la cocina no era muy grande, a Goku y a Kero se les imposibilitaba atraparla, era sumamente escurridiza; a su paso aun continuaba polvoreando todo lo que estuviese cerca, convirtiéndola en cualquier clase de golosina, algo que Goku ciertamente vio encantado.
Goku: Wow no me dijiste que podía hacer eso!
Kero: Bueno sí, aparte de endulzar las cosas, Dulce puede convertir las cosas en dulces o hacer que estas aparezcan de la nada.
Goku: Oh, vaya se parece mucho a lo que Majin Boo hace…- comento- ¿Eso quiere decir que también puede convertir a las personas en dulce?!- pregunto ciertamente preocupado.
Kero: ¿Majin Boo? ¿y ese quien es?. No, Dulce solo convierte objetos inanimados, sin vida, como mesas, sillas, muebles…
Goku: Menos mal- penso.
Kero: Pero no te quedes ahí parado! Atrápala antes de que se nos escape.
Si que esa pequeña era muy rápida en sus movimientos, si usaba una carta seguramente debastaría la cocina entera y Milk se enfurecería con él y ni siquiera la transformación del Super Saiyajin 3 lo salvaría.
Fue entonces que por un segundo su vista se topo con un pequeño frasco que había caído durante la persecución, un pequeño frasco con Sal…
Sal… Un condimento… Ya lo tenia!
– “… Recuerda que el peor enemigo del dulce son los condimentos…”
Con esa frase se dio una idea. Mientras Kero continuaba con la persecución, Goku rápidamente busco la Sal, pero al encontrar el tambo este estaba vacío… Bendita hora para que no hubiera sal en su alacena, pero a un lado de este observo la de la “Pimienta”, no importaba el nombre o el sabor, seguía siendo un condimento.
Dulce se divertía un poco con el Guardián de las Cartas, le parecía que se encontraban jugando al “corre que te pillo”. Fue entonces cuando se percato que detrás de ella había caído un polvo de color negro que estuvo a punto de caer sobre ella, fue cuando se dio cuenta que se trataba de “Pimienta”, y sabia perfectamente que el dulce y los condimentos jamas se mezclan ya que siempre el dulce termina cediendo (perdiendo)

Ahora las cosas habían cambiado, Dulce trataba desesperadamente de escapar de esa lluvia de pimienta, tratando de salir ilesa. Pero en un rápido movimiento Goku se adelanto y logro rociarla con ella.
Dulce tosió levemente al recibir ese baño de polvo, seguido por un sin fin de pequeños estornudos.
Kero: Eso si que fue muy ingenioso de tu parte!- comento bastante orgulloso.
Pero aun así de aturdida la pequeña Dulce intentaba escapar por donde había entrado al ver el camino libre, lo más rápido que pudo fue en su dirección mientras que continuaba con esos estornudos.
Kero: A, no, no lo harás!!
Antes de que Dulce pudiese cruzar el marco de la ventana hacia el exterior, Kero había logrado adelantársele y gracias a los estornudos que Dulce presentaba tendía a cerrar sus ojos cada vez que lo hacia, por lo que no se percato cuando Kero cerro la ventana, por lo cual se estrello directamente con el vidrio.

Goku: Se golpeo muy fuerte la pobrecita… ¿crees que vaya a estar bien?- pregunto estando al pendiente de la pobre de Dulce quien estaba bastante aturdida sobre una “cama” improvisada de un montón de servilletas de papel.
Kero: Si no te preocupes… lo que no entiendo como es por que no la sellas de una buena vez ahora que tienes la oportunidad.
Goku: Mejor hay que espera a que este en si, digo creo que es lo más correcto… solo para ver si esta bien… tu sabes, después de un golpe así…
Kero: … Si tu insistes- dijo resignado- Pero mas vale que sea rápido quien sabe cuanto mas el efecto de Sueño perdure, así que mejor iré a echar un vistazo a tu mujer.- dijo al momento de comenzar a levitar y salir del lugar.

La pobre de Dulce comenzó a abrir sus pequeño párpados, mas estaba tan aturdida que le era muy difícil enfocar las cosas que había a su alrededor y ver en la situación en la que se encontraba.
– “Tómalo con calma, tranquila, te golpeaste muy fuerte”- alcanzo a escuchar un poco distorsionado pero solo basto un ligero sacudimiento de cabeza para que todo dentro de ella volviera a su sitio. Se encontró con el rostro del mismo hombre que momentos atrás la había llenado de pimienta, por lo que intuitivamente intento escapar, sin embargo al elevarse en el aire y alejarse, sintió como algo la detuvo por la cintura, era nada mas y nada menos que un delgado hilo que uno de sus extremos se enredaba en su cintura, mientras que el otro estaba sujetado al dedo meñique de Goku.
Goku: He he lo siento pequeña pero Kero insistió- comento- Vamos, no tienes porque temerme, no fue mi intensión hacerte daño, sin embargo bueno… te daré un consejo y recuerda que siempre debes mantener los ojos abiertos y mirando al frente cuando vueles.
Dulce no podía dejar de pensar “Pero que sujeto más extraño”; aunque debía admitir que ante sus ojos le parecía un ser de lo más simpático, en especial por esos cabellos tan alborotados, su cara no reflejaba ni una pizca de maldad y eso no se ve en mucho humanos.
Descendido levemente al templete de madera sin quitar la vista de aquella persona.
Goku: Me parece extraño que una pequeñita como tu pueda causar tanto desastre- dijo refiriéndose a la cocina que continuaba hecha de dulce, sin mencionar que en el suelo había una que otra cosa tirada.
Goku: ¿Qué acaso nadie te ha dicho que mientras que tu te diviertes usando tu magia causas muchos problemas a otros?- pregunto- A decir verdad con esa clase de habilidades podrías hacer mas mal que bien…
Era la primera vez que alguien le hacia ver eso… jamas nadie la había “reprendido” por sus travesuras… por lo menos no con palabras.
El saiyajin le comento lo que su esposa pretendía al cocinar tantos postres, los cuales ella había arruinado, y no evitar sentir un sentimiento de culpa bastante grande por todos esos niños.
Goku: Pero, creo que eres capaz de remediarlo ¿no crees?
Dulce asintió energéticamente.

La pequeña silueta de Dulce se desplazaba por todo el lugar volviendo a la normalidad todo aquello que su magia había alcanzado a tocar, ya hecho se dirigió mesa en donde había muchos moldes y bandejas vacías, listas para que alguien las llenara, solo basto con un pequeño rocío para que estos se llenaran de cualquier tipo de dulces, vaya que eran muchos!

Milk: Ah (bostezo) pero que bien dormir- se dijo mientras bajaba por las escaleras rumbo a la cocina. Solo esperaba que al entrar a esta aun hubiera cocina…
Pero cual fue su sorpresa al entrar y ver toda aquella cantidad de postres, se veían mas que bien.
Goku: ¿Qué te parece?- pregunto con su singular sonrisa.
¿Qué que le parecía?…. vaya que estaba sorprendida no tenia idea que su esposo tuviera esa clase de “habilidades” tan bien pulidas.
Milk: Pe- pe… pero ¿cómo es que… tú…?
Goku: Te dije que te ayudaría un poco ¿no?- dijo guiñando el ojo.
Milk tomo uno de los panecillos mas cercanos, todo se veía bien sin embargo ¿sabría igual a como se veían?, lo probo y si que estaba delicioso, el pan simplemente se deshizo en su boca.
Milk: Vaya que saben bien! Goku ¿cómo lo hiciste?- pregunto.
Goku: Solo fue… un golpe de suerte…


Carrera jugaba energéticamente con los niños que lo rodeaban. Si que estos últimos días había tomado cariño a todos y cada uno de ellos, pero no iba a negar que Jill era su “favorita”.
Cuando los niños vieron a Carrera, mas bien, a Drake por primera vez se alegraron ya que lo vieron como su pronta mascota, por supuesto que la han mantenido oculta a los ojos de las hermanas que los cuidaban, la ultima vez que quisieron tener una mascota recibieron un rotundo No de respuesta, por lo que esta vez mejor lo mantendrían en secreto lo más que pudieran, además, siempre es mejor pedir perdón que permiso.
Entre sus jugueteos y sus risas escucharon como una de las hermanas los llamaron a cenar, por lo que Carrera se vio sin que hacer sin estar los pequeños. Decidió ir y ejercitar sus patas.
La criatura no sabia exactamente porque siempre regresaba al lado de esos niños, pero ciertamente añoraba la compañía de alguien que se preocupara por él… nuevamente recordó a aquella niña quien lo ayudo una vez cuando estaba herido…
Freno estrepitosamente al sentir una energía frente a él, solo había unos sombríos arbustos pero de ahí es donde provenía, simplemente un par de ojos de un color azul intenso pertenecientes a una criatura sombría le permitieron tener razón de que no estaba solo.
Carrera no sintió hostilidad en aquella criatura pero su mirada tan intensa lo hizo ponerse un poco tenso.
– Carrera- lo llamo, se sorprendió que supiera su nombre- ¿Qué crees que es lo que estas haciendo?- pregunto con voz autoritaria- Las criaturas mágicas no podemos permanecer con humanos que no tengan las cualidades mágicas necesarias, es peligroso para ti… y más para ellos- aclaro.
– Ya veo…- prosiguió al recibir una respuesta de carrera. Esa clase de criaturas se comunican por medios que ningún humano podría comprender- … sin embargo aunque sientas simpatía por ellos, no puedes quedarte por mas tiempo- añadió.
– ¿Por qué? Deberías saberlo bien. Algunas de las criaturas mágicas mientras permanezcan en su estado salvaje, como tu, son un peligro latente para los humanos que le rodeen, al no estar sus poderes sellados o mas bien controlados… por el momento no tienes un poder que te limite en tus capacidades; cuando se liberan las cartas el sello que los limita se desvanece es por ello que alguien debe volver a sellarlas.
– Carrera mientras más permanezcas en tu estado salvaje, libre de algún sello, tu estado salvaje comenzara a dominarte a ti en vez que tu a él- explico.
– Se que eres de las Criaturas mágicas que prefieren ser libres, pero no puedes permanecer al lado de humanos comunes, si el dado caso que tus poderes salgan fuera de tu control no podrían contenerte y los primeros afectados serian ellos!
– El que alguien selle tus poderes no te hace prisionero, no es encarcelarte, mas bien es ayudarte a que tus poderes no causen daño a nadie… Debiste haberlo entendido hace mucho, pero me han dicho que eres una Carta muy testaruda.
– Te equivocas yo no estoy aquí para obligarte, solo para advertirte lo que sucederá si continuas por mas tiempo “libre” de algún sello… pero es tu decisión el hacer caso o no de mi advertencia.
Poco a poco, aquel par de ojos azules comenzaba a alejarse.
– Te diré algo, ese hombre no es tan malo como tu crees, si se lo preguntas a tus hermanos y hermanas que están a su lado ahora, te aseguro que te darán un buen concepto de su persona… Además te ha demostrado que es capaz de hacerse cargo de ti al vencerte una vez en tu terreno de juego, así como también tomar tu opinión en cuenta ya que no te sello cuando pudo, no lo hizo porque observo que tu no lo deseabas.


– Abuelito, abuelito de prisa quiero ver lo que hay en el interior de esa carpa de allá- dijo energéticamente la pequeña de cabello corto.
– Tranquila Pan, tenemos todo lo que resta del día para recorrer todo lo que quieras- dijo un hombre de cabello negro que cargaba con un gran muñeco de felpa sobre su espalda.
Pan: Sí lo sé pero vamos, vamos, vamos, vamos! ¿Sí?- insistió con suma alegría.
Goku: Esta bien esta bien, no tienes porque ser tan impaciente.
Una de las cosas que la pequeña Pan más adoraba era asistir a un festival como este en la compañía de su abuelo. Esta sería su segunda vez en asistir a este festival… por lo menos que su mente infantil le permite recordar y desde la ultima vez ya deseaba asistir al siguiente.
Si que había mucha multitud por los alrededores, así como numerosas carpas decoradas con globos, serpentinas y ese tipo de adornos de papel mache.
Como era de esperarse, los puestos mas solicitados por los visitantes era en donde se encontraban los postres, desde donde se encontraba, Goku pudo ver a Milk y al resto de señoras que atendían junto con ella, así como la presencia de Kaho quien con su sincera y cálida sonrisa se hacía notar en cualquier parte.
Es una lastima que no pudo traer a Kero, de verdad él quería asistir, sin embargo su presencia seria muy notoria para Gohan y Goten quienes también habían asistido y seguramente debían estar por ahí, Gohan con Videl y Goten… bueno apostaría 1000 gens a que se encontraba con alguna chica bonita que apenas conoció el día de hoy…
Un pequeño pétalo cayo frente a él, tomándolo antes de que cayera. Un pétalo de flor de cerezos, Goku volteo a todas partes extrañado ya que a la redonda no había ningún árbol de Cerezos del que pudo desprenderse, pero no era el único, en el piso ya había más…
Pan: ¡Abuelito apresúrate!- grito la pequeña quien ya estaba en la entrada de la carpa a la que quería entrar.
Bueno, Goku penso que no debía darle mucha importancia, seguramente el viento los había arrastrado hasta acá desde algún otro lugar…

Jill estaba un poco resfriada, para su mala suerte justamente el día del festival se encontraba enferma; muchos de los niños que llevaban aquí mas tiempo que ella le habían comentado que el Festival era muy divertido, pero no podría asistir, era una pena… Al observar hacia fuera por su ventana alcanzaba a ver del otro lado de la colina algunos indicios del lugar en donde se realizaba ese festival.
Jill: Seguramente todos se deben estar divirtiendo ¿no lo crees Drake?- dijo al momento de acariciar a la criatura que se encontraba recostada sobre sus muslos- Tal vez podamos escabullirnos e ir a ver… pero no, la hermana Cecilia nos descubriría.
Repentinamente Carrera se irguió, su mirada no se concentraba en ningún punto en especifico.
Jill: ¿Qué sucede?- pregunto al notar su extraño comportamiento.
Carrera dio un salto bajando de la cama y comenzar a caminar hacia una de las ventanas.
Jill: Drake? Ven acá, a donde vas?- se levanto y trato de alcanzarlo pero antes de que pudiera ponerle una mano encima Carrera volteo rápidamente y dejo escapar un gruñido salvaje, algo que le extraño a la niña, y mas fue su sorpresa al ver como una extraña aura emanaba del cuerpo cuadrúpedo.
Jill: ¿Pero que te esta pasando?- pregunto un poco asustada.
Repentinamente aquella aura desapareció y Carrera parecía un poco confundido, como si el hace momentos hubiese actuado en contra de su voluntad, observo el rostro asustadizo de la niña para después pensar en lo que aquella otra criatura le había advertido días atrás. Carrera dio media vuelta y salió por la ventana rápidamente.
Jill: Drake!! No te vayas! No me dejes!- exclamo al ver como se marchaba. Al observar por fuera de la ventana, se dio cuenta que la criatura había trepado al techo del edificio.

Pan: Eso fue muy divertido abuelito!!. Exclamo bastante contenta al salir.- Ah, que lindo! Están lloviendo pétalos de cerezos!
Era verdad, antes de entrar había unos cuantos pero ahora, era toda una lluvia de pétalos que comenzaban cubrir por completo el suelo.
Pan: Es como si nevara!
Goku: Sí… eso parece- pero el saiya había sentido algo más, era una presencia mágica, seguramente alguna Carta estaba cerca y tal vez sea la responsable de este fenómeno.- Oye Pan ¿no tienes hambre?- pregunto.
Pan: Sí un poco.
Goku: Bien, ¿por qué no vas con la abuela y le pides algo?
Pan: Me parece buena idea! ¿Y tu que vas a hacer?
Goku: Yo?… bueno también quiero comer algo pero… este… debo buscar un baño primero ^^°
Pan: Ay abuelito, deberías hacer lo que dice mi mamá, siempre hay que ir al baño antes de salir de casa.
Goku: Hehehe bueno es que tome mucha soda, no tardo ¿esta bien? Yo te alcanzare.
Pan: De acuerdo.

Había tantas presencias a la redonda, que seguramente por la falta de sensibilidad de sus sentidos que provoca una era de paz durante años, ni Gohan ni Goten serían capaces de sentir la peculiaridad del ki de la supuesta Carta ya que ni siquiera al estar cerca de Kaho mencionaron algo respecto a ella.
No se encontraba muy lejos de él, por lo que no le costaría mucho tiempo el ir y regresar.
Fue lo más discretamente posible y al acercarse a uno de las colinas cercanas se percato que detrás de esta es de donde emanaban todos aquellos pétalos. Al sobrevolar observo una silueta femenina, con cabellos dorados recogidos en dos coletas, una largo y elegante vestido de un color rosado la cubría.
El saiyajin descendió extrañado a donde la Carta aparentemente se encontraba ¿bailando? Mientras que al hacerlo los pétalos de cerezo aparecían y parecían bailar junto con ella.
Al parecer no se percataba de su presencia, por lo que realizo un pequeño sonido con su garganta para hacerse notar, la carta finalmente volteo y le presto atención a aquel hombre y rápidamente se dirigió hacia él, sujetando sus manos entre las suyas y comenzar a bailar con él.
Goku no entendía porque la carta estaba bailando con él, pero al tenerla tan cerca pudo darse cuenta que era muy hermosa, tal y como Canción, y de igual forma contaba con una tierna y cálida sonrisa que le daban un aspecto inofensivo y amable.
Goku no sabia bailar por lo que le fue imposible seguir el paso de la carta aunque ella era muy paciente con él y no se desanimaba.
Unos momentos después se detuvieron y la carta sonrió al saiyajin, algo que le hizo saber a Goku que ella ya estaba lista para ser sellada. Kero ya le había dicho con anterioridad que había cartas que no se oponían al momento de encontrarlas, este debía ser el caso.
Rápidamente el báculo creció en su mano y solo basto acercarlo a ella para que la magia hiciera el resto.
Una carta apareció en el extremo del báculo, la cual voló rápidamente hacia su mano y la tomo. La Carta “Flor”, bueno resulto algo bastante lógico incluso para él.
Cuando Goku había pensado que por hoy había terminado, sintió otra presencia, una carta, la cual ya había tenido la oportunidad de toparse con ella, era Carrera, pero había algo diferente en su ki, podía sentirlo era mucho mas hostil, mas… salvaje…

Una joven mujer, que vestía ropas que representaba la fe a la que servía, buscaba en las afueras del orfanato a una niña en particular, la única la cual no había podido asistir al festival por enfermedad. Hace unos momentos la busco en el dormitorio y se preocupo al no encontrarla… aunque seguramente se había escapado para asistir al festival…. pero una angustia le oprimía el pecho, un mal presentimiento de que no era así, que estaba cerca pero ¿dónde?
En ese momento escucho un golpe cerca, al voltear al suelo observo una teja malgastada que seguramente había caído del techo, al voltear hacia este sus ojos se abrieron de par en par al ver a la niña que buscaba en el tejado.

La pequeña Jill se las arreglo para subir al tejado, estaba un poco maltrecho y un paso en falso y seguro caería, pero no le importaba eso en ese momento, simplemente estar cerca de su amigo, quería saber que le pasaba y si podía ayudarlo. Lo observo, ahí estaba, al final del extremo opuesto del que se encontraba. En su trayectoria tuvo mucha suerte de no caer, pero en una que otra ocasión al pisar una de las tejas esta caía.
Estaba a pocos metros de carrera pero este permanecía dando la espalda a la niña.
Jill: Drake, ya estoy aquí, te ayudare a bajar.
Fue entonces cuando escucho la voz de una de las hermanas que la llamaba desde allá abajo, al voltear hacia ella se percato de que estaba a varios metros de altura por lo que luego luego llego el vértigo a la niña.
Jill: Drake… será mejor que bajemos…- susurro un poco asustada.
El Cuerpo de Carrera se tenso en ese momento, en que comenzó a emanar un aura de color azul, el pelaje de su lomo se erizaba y dio vuelta y encaro a la pequeña, la cual se percato del cambio tan drástico que había en su carácter, mostraba sus pequeño pero afilados colmillos, tenia un semblante como si estuviera a punto de lanzarse sobre ella, pero en vez de que eso sucediera, el aura que rodeaba a Carrera se intensifico mas, formando ventiscas que se intensificaron segundos después, los cuales lograron hacer que el cuerpo de la pequeña fuera empujado por estos, haciéndola caer.
En cuanto los pies de la pequeña dejaron la superficie el aura de carrera se desvaneció y su semblante había vuelto a ser el mismo, pero con el conocimiento de lo que había hecho.

La joven novicia llego a pensar lo peor, cubrió su rostro con sus manos, no sería capaz de presenciar esa tragedia.
Momentos después se extraño, ya que no hubo algún sonido que le advirtiera que había terminado, pero temía abrir sus ojos…
Sus oídos alcanzaron a escuchar pequeños sonidos, como si fuesen pequeños sollozos, sollozos de una niña.
Lentamente aparto sus manos de su rostro y cual fue su sorpresa al ver a un hombre de cabellos oscuros que llevaba a una pequeña niña en brazos, la cual parecía muy asustada por el momento tan desagradable que había pasado.
Jill se aferraba fuertemente de las ropas de aquella persona, no le importaba que fuera un desconocido, estaba tan asustada que lo único que quería era sentirse protegida y a salvo.
La joven novicia se acerco rápidamente, acaricio levemente la cabeza de la pequeña para después agradecer a Dios por ese milagro, por haber puesto a este hombre en el lugar indicado en el momento indicado.
Goku: Estará bien, solo esta asustada- aclaro al permitirle tomar a la niña.
Cecilia: Muchas gracias señor… gracias por salvarla… Dios lo bendiga- dijo al momento de tomar a la pequeña y sujetarla fuertemente entre sus brazos. A decir verdad no le importaba como ese hombre apareció de la nada justo para salvar a la niña… pero su Señor era sabio y el debió encaminarlo hasta aquí… tal vez se tratarse de un ángel.
Goku observo hacia el techo y observo la silueta de Carrera quien miraba el cuadro con mucha tristeza, estuvo a punto de matar a esa niña a la cual había tomado mucho cariño… él tenia razón, aquella criatura tenia razón con todo lo que había dicho. Observo a aquel hombre, otra vez era él, la persona que quería sellar a él a sus hermanos… pero él la había salvado, y además, le extrañaba que no viniese corriendo a tratar de atraparlo… estuvo a punto de lastimar a alguien y aun así piensa seguir dejándolo en “libertad”? ¿por qué? No lo entendía… tal vez no era tan malo después de todo…
Carrera sabia lo que debía hacer ahora… pero no aun… necesitaba estar solo para pensar mejor. Dio un gran salto para bajar y en cuanto sus pies tocaron el suelo comenzó a correr internándose al bosque nuevamente del cual tal vez no debió haber salido…

Los intensos ojos azules de aquella criatura, misma que había aparecido frente a Carrera, dejaron de centellar un aura de color azul. Observaba con detenimiento lo que sucedía desde el interior de las sombras que el bosque le brindaba para ocultarse.
Había observado todo. Fue entonces cuando una silueta más se acerco a él, a hacerle compañía.
– ¿No crees que pudiste haber sido un poco mas sutil con esa pobre niña?- dijo el recién llegado.
– Sabia de antemano que ese hombre no permitiría que esto llegase muy lejos…
– ¿Y crees que lograste convencer a Carrera?
– Si esto que le sucedió no le hizo ver la realidad de las cosas entonces nada lo hará- dijo la criatura.
– Fue muy inteligente de tu parte inducir a que el lado salvaje de la carta saliera a la luz, creo que experimentarlo antes de que sea permanente le ayudara a tomar la mejor decisión.
– Estoy seguro que funcionara señorita Kaho… funcionara…

Kero: ¿Así que eso fue lo que sucedió?- pregunto al darle un sorbo a su té.
Goku: Sí, logre sellar a Flor y me tope nuevamente con Carrera.- añadió. Ya adentrada la noche Goku le había relatado todo lo sucedido durante el festival.
Kero: Por eso te dije que era peligroso dejar a las cartas sin sello, pueden descontrolarse y causar mucho caos.
Goku: No quise creerlo… como estas cartas pueden hacer daño? Pero vi que tienes razón, pueden llegar a ser peligrosas si están fuera del sello.
Kero: Yo te lo dije, pero nunca quieres escucharme! El sellarlas no es como encarcelarla, simplemente las ayudas a que sus poderes estén bajo control.
Goku: Sí… lo sé pero…
En ese momento Goku se levanto de golpe, dirigiéndose hacia una de las ventanas, seguido muy de cerca por el guardián.
Al observar hacia fuera, a parte de oscuridad observaron la silueta cuadrúpeda de Carrera, ya que su pelaje brillaba con el contacto de los rayos de la luna sobre este.

Carrera se detuvo, aun conservando la distancia del lugar en donde sabia que él estaba. Se sentó sobre sus cuartos traseros en espera de que él saliera y mas vale que fuera rápido, antes de arrepentirse y dar marcha atrás.
Observo como aquel hombre salió de una de las construcciones, permaneciendo al margen que la criatura había puesto. Se observaron por largo rato hasta que Carrera comenzó a caminar en su dirección. Goku se acuclillo para estar a una altura similar que a la de ella, extendió una de sus manos lentamente para tratar de mostrarle que no tenia nada de que temer, Carrera pareció titubear un poco pero a fin de cuentas accedió al acercamiento y se dejo acariciar.
Goku: ¿Estas listo?- murmuro.
A lo que Carrera dio un ligero asentimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s